Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Vidas que nos inspiran’

caballo2web-Edit

Ya hemos hablado muchas veces en este Blog sobre los mapas mentales y cómo estos configuran nuestra realidad y nuestros límites. Por eso no puedo dejar escapar la oportunidad que me brinda Rupert Isaacson, entrenador de caballos y periodista, que ha escrito el libro El niño de los caballos en el que narra su experiencia de cómo viajó por Mongolia buscando chamanes que pudieran dar alguna esperanza de curación a su hijo autista. Y lo encontró. Me quedo con sus palabras, publicadas en La Contra:

Ha cambiado mi visión de la vida: hoy sé que no debes ser nunca demasiado rígido en tus creencias y que el autismo no era un problema que había que resolver, sino una manera distinta de enfocar el mundo. He conocido a varios adultos autistas que llevan una vida muy eficaz, pero todos se han criado lejos del estrés de la ciudad.

¿Qué otras cosas ha comprendido?

Mire, yo también soy periodista, y el escepticismo es un buen refugio, pero con él nunca se avanza. Rowan no se curó, pero sanó y no puedo explicar ni cómo ni por qué. Llega un momento en que uno debe sentirse cómodo aunque no lo comprenda todo.


Rupert se atrevió a probar, a superar sus propios límites, sus propias creencias. A ir más allá de lo que la medicina convencional podía ofrecerle (sin abandonar por ello, el tratamiento convencional). Y en algún lugar de ese camino, su hijo mejoró y cambió. No podemos saber qué es lo que produjo el cambio: la intervención de los chamanes, el contacto con la naturaleza, el viaje, el ir a caballo, la fe de su padre, etc. Lo que sí sabemos es que mejoró. Y creo, que cualquier padre o madre, querría eso para su hijo enfermo, sea cual sea el método.

Y creo, tal como dice Rupert, que no hace falta entenderlo. Como dice uno de mis maestros, Allan Santos, la vida está para vivirla, no para entenderla. Y Rupert se atrevió a romper con todo lo que creía e ir más allá. Se atrevió a desafiar sus creencias.

Me viene a la mente, pensando en Rupert, las palabras de Don Juan de Castaneda:

Una vez que decidiste venir a México debiste haber dejado todos tus pinches miedos -dijo con mucha severidad-.Tu decisión de venir debió haberlos vencido. Viniste porque querías venir. Ese es el modo del guerrero. Te lo he dicho mil veces: el modo más efectivo de vivir es como guerrero. Preocúpate y piensa antes de hacer cualquier decisión, pero una vez que la hagas echa a andar libre de preocupaciones y de pensamientos; todavía habráun millón de decisiones que te esperen. Ese es el modo del guerrero.

¿Te atreves a romper tus límites? ¿O prefieres vivir lo que ya conoces?¿Prefieres entender la vida o vivirla?

Mertxe Pasamontes


Anuncios

Read Full Post »

1242962017885menesesdnMe gusta leer en la Contra de hoy la entrevista que le hacen a Enrique Meneses, fotoperiodista desde 1947, ya que veo en él reflejadas muchas de las cualidades que he ido resaltando en las entradas de este Blog durante más de un año. Las frases finales de la entrevista resumen a mi entender su modo de ver la profesión y sobre todo la vida:

¿Qué pecados jamás debiera cometer el fotoperiodista?

Uno: censurarse a sí mismo por proteger los sentimientos de la gente. Dos: hacer que el fotografiado pose.

Si volviese a tener 17 años, ¿repetiría?

¿Por qué los jóvenes se quejan de la crisis? ¡Cada día amanece, hombre! ¡No te hipoteques: conoce mundo! No tuve piso hasta los 41 años, y repetiría todo, incluidos errores: muchos me brindaron auténticos scoops.


Como he dicho su vida es ejemplo de muchas cosas que aquí he nombrado y citaré a continuación alguna de ellas:

Seguir el camino de tu pasión. Enrique sabía qué quería ser periodista y a pesar de que las circunstancias no eran las más favorables decidió hacer lo que realmente le movía.

–  Ha practicado siempre el pensamiento crítico, le costase lo que le costase, aunque algunas personas se hayan enfadado por ello.

– Ha vivido el momento, disfrutando de cada etapa y lo que ella podía ofrecerle. Es el verdadero espíritu  del tiempo de felicidad.

–  Ha llegado a ser un gran profesional en su oficio a base de horas y horas de práctica. Nunca ha pretendido ser un gurú de la noche a la mañana.

–  Ha creído en que otro mundo es posible y ha viajado a muchos países para dar voz a aquellos que no la tenían.

–  No ha dejado que la edad ni algún que otro impedimento físico le hagan abandonar lo que realmente le gusta que es el periodismo.

–  Ha creado un Blog en un momento en que muchos otros periodistas mucho más jóvenes que él rechazan este nuevo medio y además quiere hacer de ello algo grande. Es capaz de ampliar su mapa del mundo, ser creativo y aceptar nuevos retos.

Podría seguir enumerando cualidades y vinculándolas a diferentes entradas, pero creo que es suficiente para darnos cuenta de Enrique Meneses es un ejemplo de que si queremos podemos seguir el camino de nuestra pasión y hacerlo de un modo digno y profesional, siendo a la vez fieles a nuestros valores y principios y contribuyendo a que  otro mundo sea posible.

¿ Vas a seguir poniendo excusas para no hacer lo que realmente le gusta?

Mertxe Pasamontes

Read Full Post »

playa32

Hace ya un tiempo escribí una entrada con este nombre que recibió algunas críticas que me acusaban de inocente, de no enterarme de cómo funcionan las cosas, etc. Pero mientras haya personas como Cleuza Ramos, fundadora de la Asociación Trabajadores sin Tierra de São Paulo a la que entrevistan hoy en La Contra, yo seguiré hablando de ese otro mundo.

Hablamos de una persona que nació en el campo y a los diez años cuando sus padres emigraron a Sao paulo, trabajaba ya como empleada doméstica. Con 16 años ya estaba casada, con un marido que pretendía imponerle  su voluntad. En fin, que no podemos decir que lo tuviera fácil precisamente. Pero ha conseguido grandes logros sociales, logro que la mayoría no nos atrevemos ni a soñar : tierras en las que viven 17.500 familias, 10.000 jóvenes formados y 60.000 estudiando, todos procedentes de las favelas, etc…

Os pongo algunas de sus palabras:

¿No son los adolescentes de las favelas en su mayoría traficantes y criminales?

Sí, pero cuando la gente ve una posibilidad mejor, cambian, dicen: “Yo no voy a robar más porque quiero ir a la universidad”; “Yo no quiero hacer más de prostituta, quiero ser enfermera”. Cuando un joven tiene un sueño (ser periodista, médico, ingeniero), surge la esperanza. De lo que más hablamos en nuestro movimiento es de esperanza.

¿Y funciona?

Una mujer que es padre y madre, que tiene que sacar adelante a una familia, necesita esperanza.

Esperanza y algo de dinero.

La esperanza es más importante que el dinero. El Gobierno de Brasil reparte mucho dinero entre los pobres, pero darle dinero a una persona es dejarla sin esperanza. Necesitamos ser protagonistas de nuestra propia vida. Mi marido no quería que yo fuera protagonista, quería ser dueño de mi vida.

Usted se volvió a casar.

Sí, pero mi marido es miembro de la asociación, donde yo piso él también pisa.

¿Qué es lo más importante?

Hacer de tu vida servicio. Si yo no hago de mi vida servicio, mi vida no sirve para nada. Servir es servir a otro, hacer algo por lo demás. Si yo no consigo amar a otro, no consigo amarme a mí misma. Si mirando a una mujer sola y pobre con tres hijos no me conmuevo, ¿qué soy yo?

Si a esto no lo llamamos conseguir un sueño, no se a que vamos a llamarlo entonces. Sólo tenía su esperanza, su tenacidad  y su deseo para conseguirlo y ahí están los resultados. Puede que algunos sigan llamándome ilusa, pero yo seguiré creyendo que el poder de transformar el mundo, el poder de cambiar las situaciones que nos depara la vida por muy duras que sean, reside en una gran parte en nosotros mismos.

Por tanto, tengo que volverte a preguntar: ¿crees que otro mundo es posible? ¿cuál es tu aportación para que así sea?

Mertxe Pasamontes


Read Full Post »

bici1Leo la  última entrevista realizada en la Contra a Maureen Wheeler, viajera y empresaria que  creó junto a su marido las Lonely Planet, con enorme satisfacción ya que nos remite a lugares ya comunes para nosotros. Os voy a extraer algunos párrafos para que sepáis de qué estoy hablando:

¿Cuál era su plan de vida antes de iniciar esa aventura?

Nos conocimos con 20 años, nos casamos con 21 y empezamos a viajar con 22. La vida, el futuro estaba por inventar. Cuando regresamos, los amigos preguntaban tanto sobre cuestiones prácticas y lugares de interés que decidimos escribir una guía, cuya primera edición realizamos nosotros mismos, a mano y cosida con grapas.

[…]

¿Cuándo empezaron a ganar dinero?

Durante siete años estuvimos convencidos de que llegaría el día en que tendríamos que volver y dedicarnos a un trabajo normal. El gran salto fue la guía de India, 900 páginas, colaboradores…, habían pasado once años.


Supongo que más de uno ya sabrá qué es lo que quiero resaltar de  estos comentarios: desde que empezó el proyecto hasta que tuvo su éxito habían pasado 11 años. Y esa cifra, el número de años,  no parece una casualidad a raíz de  investigaciones como la realizada por Malcom Gladwell autor del libro Fueras de serie: porque unas personas tienen éxito y otras no. Gladwell estudia casos famosos de éxito (desde los Beatles a Bill Gates) y calcula que para llegar a la maestría en cualquier área de tu vida debes tener una práctica de unas 10.000 horas, que si haces cálculos suponen unas 20 horas de práctica a la semana durante 10 años. ¿Empieza a tener sentido el éxito de Lonely Planet?

No estoy diciendo con esto que se necesitan 10.000 horas para llevar adelante un proyecto, sino que se necesitan esas horas para ser un maestro o experto en algo a escala mundial. Y creo además que en este momento de crisis que estamos viviendo, es un planteamiento a tener en cuenta, ya que no podemos olvidar que gran parte de esta crisis está ocasionada por lo que llamamos la “cultura del pelotazo”, es decir, querer un éxito rápido y con poco esfuerzo. Y siento romper los esquemas de algunos, pero parece ser que el verdadero éxito no depende de la casualidad ni de la suerte  sino del esfuerzo constante del día a día.

¿  Tienes  tus  10.000 horas de práctica en algo? ¿O bien crees que en realidad no necesitas tanto ? ¿O  tal vez prefieres soluciones “secretas” rápidas?

Mertxe Pasamontes

Read Full Post »

dibujoHacía un tiempo que tenía intención de abrir una nueva sección en el blog que tratara de libros que por algún motivo encuentro interesante compartir. En un principio serían libros no literarios, es decir, libros de crecimiento personal, de empresa, de autoayuda (aunque este nombre esté un poco demasiado usado), etc. Llegó a mis manos, casi por casualidad, el libro de Sonrisas de Bombay de Jaume Sanllorente y  su lectura que he terminado en sólo dos días me ha animado a empezar esta sección.

Supongo que la mayoría de vosotros ya sabréis que Sonrisas de Bombay es una organización sin ánimo de lucro creada por Jaume Sanllorente que se dedica a ayudar a niños y familias pobres de la ciudad de Bombay. Existe desde el año 2004 y en este breve periodo de tiempo ha logrado hacer crecer un gran proyecto partiendo de  unos recursos mínimos. Pero de lo que quiero hablar ahora es del libro, aunque sean dos temas estrechamente relacionados.

El libro narra la experiencia de Jaume  desde el primer viaje que realiza a la India en el que podríamos decir que es un turista más hasta el segundo viaje que le lleva a decidir cambiar su vida. Es un libro de los que suele clasificarse en la categoría de testimonio personal ya que narra la experiencia vital de alguien. Pero la verdad es que este libro no es sólo eso, es un verdadero viaje de descubrimiento hacia el interior de uno mismo, hacia tus propios valores, un verdadero reto a plantearte cuál es tu misión en esta vida.

Jaume es un buen narrador, huye de los tópicos y de la sensiblería fácil, habla en todo momento desde el corazón. No obstante no es un libro fácil ya que te obliga a abrir los ojos a otra realidad, una realidad que existe en el mismo mundo en que nosotros vivimos aunque sea alejada geográficamente. Tiene además la habilidad de acercarte a ello suavemente, de empujar a que poco a poco vayas descubriendo esa realidad que tantas veces nos es más cómodo no ver. Tras la lectura del libro es difícil pensar que aún en nuestras peores circunstancias nosotros somos víctimas de algo, podemos sentirnos así en algún momento, pero las verdaderas víctimas son otras. A veces conviene dejar de mirarse el propio ombligo y ser capaces de levantar la vista y mirar hacia fuera.

No es un libro que pretenda obligar a la gente a hacer nada, ni tenemos por qué tomar una decisión tan radical como la que tomó Jaume de cambiar toda su vida. Pero sí que creo que te obliga a plantearte que puedes hacer tu por los demás, de qué manera piensas contribuir a hacer de este un mundo mejor.  Hay miles de maneras de hacerlo, sólo hay que escoger una. A partir de ahí tú decides.

Os dejo finalmente con las palabras de Krishnamurti:

¿Tendría la mínima importancia que yo cambie?[…] Esta pregunta  es incorrecta, pues tú eres el resto de la humanidad.

¿Crees que lo que tú haces no tiene influencia en los demás? ¿Te  atreves a mirar fuera de tu propio mundo o prefieres cerrar los ojos y no ver?

Mertxe Pasamontes

Read Full Post »

playa_vyk_2

En estos días que debido a la crisis se está hablando mucho del cambio de paradigma, del hecho de que lo que no funciona es el modelo actual de sociedad del capitalismo, la entrevista de La Contra a Pamela Hartigan, directora del centro de emprendedores sociales de la Universidad de Oxford es como un soplo de esperanza, una luz al final del túnel.

Pamela Hartingan nos habla de su vida y de cómo el éxito profesional (entendido como tener un puesto de prestigio y ganar mucho dinero) no le satisfacía. En esa búsqueda descubrió el tema de los emprendedores sociales. Ella lo describe así:

El emprendedor social es una mezcla de Richard Branson y madre Teresa, alguien que utiliza todos los mecanismos del mercado para mejorar la sociedad y utiliza el capital para ponerlo al servicio de la empresa y la empresa al servicio de todos, y no al revés.

Que como ella muy bien explica es el contrario de lo que hacen muchas empresas, cuando hacen “responsabilidad social corporativa”. En sus propias palabras:

¿Qué es un emprendedor social?

No es la responsabilidad social corporativa.

Estaba de moda cuando había liquidez.

Es un mero lavado de cara humanitario para maquillar beneficios conseguidos con medios mucho menos humanitarios.

Quizás es una crítica algo dura pues debe haber empresas que realmente lo hagan de buena fe. Pero no creo que sean todas.

Lo que es importante de la entrevista son los modelos de emprendedores sociales que describe y el hecho de que haya una nueva manera de entender el éxito, no tanto como prestigio y dinero, sino como la cantidad de beneficio que tú trabajo aporta  a los demás. Es obvio que no todo el mundo puede ni quiere dedicarse a proyectos de ese tipo, pero sólo con que una parte lo hagan y otros entendamos que hay valores más allá del dinero y el prestigio, ese otro mundo del que tanto se habla será posible. Llamarme idealista si queréis, pero creo que todo cambio empieza con pequeños pasos y este puede ser uno.

Os dejo para terminar con una frase del gran maestro Khalil Gibran de su libro El profeta:

Dáis muy poco cuando dáis de lo que poseéis. Cuando dáis algo de vosotros mismos es cuando verdaderamente dáis.

Hay quienes dan poco de lo mucho que tienen y lo dan buscando el agradecimiento y su oculto deseo estropea sus regalos. Y hay quienes poseen poco y lo dan todo. Son éstos los que creen en la magnificencia de la vida y su cofre nunca está vacío.

Permitirme que por una vez le dedique esta entrada a alguien, a Vicente Ferrer que acaba de ser elegido Català del’Any y que estoy segura de que subscribiría las palabras del maestro Gibran una por una. Sea este mi pequeño homenaje a una gran labor.
Y como pregunté en el título: ¿Crees que otro mundo es posible?¿Haces tú algo para que así sea?

Mertxe Pasamontes

Read Full Post »

atardece-en-em-myvtanDesde que leí la entrevista de La Contra Albert Casals del pasado jueves, no salgo de mi asombro. Albert es la misma esencia del “aquí y ahora”, del “todo es posible”. Ha conseguido superar obstáculos que para muchos sería infranqueables: tiene 18 años, viaja solo, sin dinero y en silla de ruedas. Quitando la edad, para la mayoría de las personas las otras tres condiciones serían insalvables (solo tal vez, sin dinero y en silla de ruedas, casi nadie).Y cuidado con el tema de la edad, ya que el primer viaje solo lo hizo con 15 años!

Voy a extractar algunas de las respuestas que Albert le da al entrevistador (muy en la línea de Coelho, pero él no escribe novelas, él las vive!):

¿No te importa la silla de ruedas?

Si hubiese querido ser futbolista… ¡Pero no hay nada que yo no pueda hacer en mi silla!

¿No?
Subo, bajo, entro, salgo, he atravesado selvas y playas, he viajado por Francia, Italia, Grecia, Alemania, Escocia, Tailandia, Malasia, Singapur… Acabo de regresar de un viaje de seis meses por toda Sudamérica…

[…]

¿No te da miedo viajar solo?

¿Qué puede pasarme peor que no realizar mis sueños?

Pueden robarte…

Al poco tiempo volveré a tener lo necesario, ¡seguro! Y nunca podrán robarme lo vivido.

… Puedes sufrir un accidente, morir…

Aun así, habría hecho lo que realmente quería, ¡habría sido más feliz que quedándome aquí contra mi deseo!

¿Nada te frena?

Cuando haces lo que de verdad quieres, el universo entero conspira a tu favor. Mira alrededor y decide: tú puedes elegir vivir triste o contento. Yo elijo la felicidad. No veo entre nosotros razones para ser infeliz.


Creo que sobran las palabras. Albert resume en su modo de vida y en su actitud vital páginas y páginas de lo dicho en libros de autoayuda y crecimiento personal. Vive su vida sin limitaciones, disfruta de lo que le trae la vida (incluso de su silla de ruedas) y hace lo que realmente la apasiona: viajar y conocer gente.

No se cuántos de nosotros podemos decir que con “muchos más recursos”, por lo menos teóricamente, somos capaces de vivir nuestra vida con esa intensidad, con esa pasión. Tal vez algunos pensarán que cuando crezca tendrá que asumir responsabilidades, pero no creo que eso entre en sus planes, ni que sea algo que le preocupe demasiado. Si llega el caso, lo hará, con la misma alegría con la que se enfrenta  a la vida ahora.

¿Vives el aquí y ahora o te estás preocupando por el futuro?  ¿Te atreves a vivir tu sueño?Y si no lo haces, ¿qué te lo impide?

Mertxe Pasamontes

Read Full Post »

Older Posts »