Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Sentido de la vida’

caminoalegre

Ya comenté en la anterior entrada que me había dejado una parte interesante de la cual hablar: cómo muchas veces somos nosotros mismos los que nos metemos en situaciones que nos conducen a la depresión.

Nos dice Josep López:

Usted, ¿cuándo perdió la ilusión?

En el momento en que entendí la vida como un lugar duro en el que había que sobrevivir y hacer lo que tocaba hacer en lugar de aventurarme a realizar lo que me pedía el corazón, que era escribir.

Os recomiendo releer uno de mis post favoritos: ¿Sigues el camino de tu corazón?

Tal como explica Josep López, hacer lo que creía que debía hacer en lugar de lo que sentía que quería hacer, le llevó a la depresión. Y lo malo de la depresión (como de tantas otras patologías) es que aunque parezca extraño, te acostumbras a vivir con ellas. Te acostumbras a ver el lado negativo de la vida, a creer que tú no tienes  ningún poder para cambiar nada, te sientes impotente…

Y no es fácil salir, pero se puede. Pero para eso hay que tener valor y coraje : valor para asumir la parte que nos corresponde, la parte de responsabilidad de nuestra situación y coraje para cambiar aquello que sea necesario. Puede que eso suponga renunciar a cosas que creíamos importantes, a cosas que nos ha costado un esfuerzo conseguir…..pero que no nos hacen felices.

Y aunque todo cambio es difícil, la recompensa es enorme. Es darte la oportunidad de vivir un camino con corazón, en lugar de uno hecho de múltiples obligaciones. Como ya cité en el anterior post:

¿Tiene corazón ese camino? Si tiene, el camino es bueno; si no, de nada sirve. Ningún camino lleva a ninguna parte pero uno tiene corazón y el otro no. Uno hace gozoso el viaje mientras lo sigas, eres uno con él. El otro te hará maldecir tu vida. Uno te hará fuerte, el otro te debilita.

¿Qué camino sigues tú? Y si no es el que te gusta, ¿qué excusas te das para no hacerlo?


Mertxe Pasamontes

Read Full Post »

Ayer me preguntaban cómo se puede disfrutar del presente y a la vez no perder la felicidad futura. Lo primero que me vino a la mente es el proverbio ruso: Mirando al cielo, pero remando hacia la orilla. La verdad, es que muchas entradas del Blog comentan estos aspectos y citan puntos de vista de diferentes autores. Después de darle unas cuantas vueltas al tema, he preferido en lugar de dar sólo una explicación, poner una metáfora, del cantautor Silvio Rodriguez.

(click para escuchar)  Fabula-de-los-tres-hermanos-silvio-rodriguez

Fábula de los tres hermanos

De tres hermanos el más grande se fue

Por la vereda a descubrir y a fundar

Y para nunca equivocarse o errar

Iba despierto y bien atento a cuanto iba a pisar

De tanto en esta posición caminar

Ya nunca el cuello se le enderezó

Y anduvo esclavo ya de la precaución

Y se hizo viejo, queriendo ir lejos, con su corta visión

Ojo que no mira más allá no ayuda el pie

Óyeme esto y dime, dime lo que piensas tú

De tres hermanos el de en medio se fue

Por la vereda a descubrir y a fundar

Y para nunca equivocarse o errar

Iba despierto y bien atento al horizonte igual

Pero este chico listo no podía ver

La piedra, el hoyo que vencía a su pie

Y revolcado siempre se la pasó

Y se hizo viejo, queriendo ir lejos, a donde no llegó

Ojo que no mira más acá tampoco fue

Óyeme esto y dime, dime lo que piensas tú

De tres hermanos el pequeño partió

Por la vereda a descubrir y a fundar

Y para nunca equivocarse o errar

Una pupila llevaba arriba y la otra en el andar

Y caminó, vereda adentro, el que más

Ojo en camino y ojo en lo por venir

Y cuando vino el tiempo de resumir

Ya su mirada estaba extraviada entre el estar y el ir

Ojo puesto en todo ya ni sabe lo que ve

Óyeme esto y dime, dime lo que piensas tú

Como en todo, hay que buscar un punto de equilibrio entre el disfrute del momento presente y la planificación del futuro. Ambas cosas son importantes y necesitan tu atención: disfrutar el presente ya que es el momento en que vivimos y pensar y hacer cosas por nuestro futuro, ya que es el lugar a dónde nos dirigimos. Y que bueno es saber que no hay contradicción, que podemos vivir ambas cosas a la vez.

¿Cuándo y cómo hacer cada cosa? Disfrutando al máximo del presente y planificando cosas para el futuro que también nos ilusionen, que también queramos hacer. Si lo que hago de cara a mi futuro, me interesa, no supondrá un peso en el presente.

Y para eso, hay que estar en conexión con uno mismo, con nuestro centro.

¿Cómo caminas tu por la vereda?

Mertxe Pasamontes

Read Full Post »

Cascada-Seljalandsfoss-web

Creo que es imprescindible ver el último programa de Redes de Eduard Punset en que entrevista al psicólogo Gary Marcus y este explica su decálogo para ser «más felices». Pongo más felices entre comillas ya que como encontrareis en el último consejo, la felicidad, en palabras del propio Punset, se encuentra en la antesala de la felicidad. Osea, la felicidad está en cada momento que vivimos, en todo el camino que nos conduce (o no) a nuestras metas.  Cuando te vas de vacaciones a un país desconocido, por tu cuenta, la felicidad empieza en el mismo momento en que eliges el destino, empiezas a buscar información, te haces con una buena guía del lugar, vas descubriendo poco a poco aspectos del país que hasta entonces desconocías, preparas la ruta, etc. Luego realizas el viaje, has llegado a la meta. Y cuando vuelves, rememoras los momentos, miras las fotos,explicas anécdotas, etc… ¿Es por tanto sólo el momento del  viaje el que te da felicidad?

Os copio el decálogo:

1. Plantéate hipótesis alternativas

2. Reformula la pregunta

3. La correlación no implica causalidad

4. Anticípate a tu propia impulsividad

5. Haz planes para prevenir cualquier eventualidad

6. No tomes decisiones importantes cuando estés cansado

7. Toma distancia de las cosas

8. Intenta ser racional

9. Prioriza

10. La felicidad se encuentra en la sala de espera de la felicidad

En muchas de las entradas realizadas en este Blog he citado a personas entrevistadas en La Contra. Es una manera que yo utilizo para inspirarme, pero también es cierto, que la mayoría de esas personas destacan por tener un pensamiento poco convencional (punto 1), hacerse nuevas preguntas (punto 2), planificar de algún modo sus vidas (puntos 4 y 5), intentan guiarse por su razón (punto 8), saben cuales son las cosas importantes (punto 9) y creo que tiene muy claro el punto 10.

Ser racional no se refiere aquí a no estar en contacto con nuestra parte emocional, sino a ser capaces de recordar y aplicar los puntos de la lista y pensar antes de actuar.

Me parecen además unas preguntas geniales para realizar un proceso de coaching. Por tanto, sólo me queda decirte: ¿Cuáles de esos puntos crees que cumples? ¿Crees que tu vida mejoraría si cumplieras algunos más?

Mertxe Pasamontes

Read Full Post »

caballo2web-Edit

Ya hemos hablado muchas veces en este Blog sobre los mapas mentales y cómo estos configuran nuestra realidad y nuestros límites. Por eso no puedo dejar escapar la oportunidad que me brinda Rupert Isaacson, entrenador de caballos y periodista, que ha escrito el libro El niño de los caballos en el que narra su experiencia de cómo viajó por Mongolia buscando chamanes que pudieran dar alguna esperanza de curación a su hijo autista. Y lo encontró. Me quedo con sus palabras, publicadas en La Contra:

Ha cambiado mi visión de la vida: hoy sé que no debes ser nunca demasiado rígido en tus creencias y que el autismo no era un problema que había que resolver, sino una manera distinta de enfocar el mundo. He conocido a varios adultos autistas que llevan una vida muy eficaz, pero todos se han criado lejos del estrés de la ciudad.

¿Qué otras cosas ha comprendido?

Mire, yo también soy periodista, y el escepticismo es un buen refugio, pero con él nunca se avanza. Rowan no se curó, pero sanó y no puedo explicar ni cómo ni por qué. Llega un momento en que uno debe sentirse cómodo aunque no lo comprenda todo.


Rupert se atrevió a probar, a superar sus propios límites, sus propias creencias. A ir más allá de lo que la medicina convencional podía ofrecerle (sin abandonar por ello, el tratamiento convencional). Y en algún lugar de ese camino, su hijo mejoró y cambió. No podemos saber qué es lo que produjo el cambio: la intervención de los chamanes, el contacto con la naturaleza, el viaje, el ir a caballo, la fe de su padre, etc. Lo que sí sabemos es que mejoró. Y creo, que cualquier padre o madre, querría eso para su hijo enfermo, sea cual sea el método.

Y creo, tal como dice Rupert, que no hace falta entenderlo. Como dice uno de mis maestros, Allan Santos, la vida está para vivirla, no para entenderla. Y Rupert se atrevió a romper con todo lo que creía e ir más allá. Se atrevió a desafiar sus creencias.

Me viene a la mente, pensando en Rupert, las palabras de Don Juan de Castaneda:

Una vez que decidiste venir a México debiste haber dejado todos tus pinches miedos -dijo con mucha severidad-.Tu decisión de venir debió haberlos vencido. Viniste porque querías venir. Ese es el modo del guerrero. Te lo he dicho mil veces: el modo más efectivo de vivir es como guerrero. Preocúpate y piensa antes de hacer cualquier decisión, pero una vez que la hagas echa a andar libre de preocupaciones y de pensamientos; todavía habráun millón de decisiones que te esperen. Ese es el modo del guerrero.

¿Te atreves a romper tus límites? ¿O prefieres vivir lo que ya conoces?¿Prefieres entender la vida o vivirla?

Mertxe Pasamontes


Read Full Post »

Atardecer-zen

La entrevista a Javier Sádaba, catedrático de Ética, no tiene desperdicio.  Resalto no obstante el fragmento que más me ha gustado:

La vida buena, la felicidad, hay que currársela, no viene dada como un don del cielo. Y al final lo que uno hace es respirar bien: algo que está en potencia y uno lo pone en acto.

¿Con qué herramientas contamos?

Al final el objetivo es llegar a ser tú mismo, construirte, y para ello es necesario conocerse bien, saber lo que uno puede, cuáles son sus poderes, y desechar lo que no puede. Otra es saber estar bien con los demás.

Eso es muy difícil.

Habría que repetir una y mil veces aquella frase de Bergamín: «Sólo los solitarios son solidarios».

Hay que empezar por uno mismo.

Hay que saber de uno y, después, saber salir a los demás. Si uno es egoísta, aparte de que no hay nada más feo, se achica a sí mismo. Uno crece si crece con los otros. Desarrollar un altruismo inteligente es al final lo que merece la pena.


Los dos aspectos que comenta me parecen fundamentales y los he tratado en algunas ocasiones:
Conocerte a ti mismo: sólo a través del autoconocimiento podrás saber quién eres y conectar con lo que quieres de verdad.

Relacionarte con los demás: y sólo  a través de la relación con los demás puedes adquirir nuevas dimensiones que van más allá de ti mismo.

El trabajo sobre estos aspectos son los que tendrían que llevar la mayor parte de nuestra energía, dedicación y esfuerzo. Forman parte del camino a la felicidad. Sin embargo, en general son otras cosas las que centran nuestro tiempo, no nos detenemos a conocernos bien, sino que nos tragamos lo que los demás dicen de nosotros como si fuera cierto. Tal vez incluso permitimos que sean otros los que nos digan qué tenemos que querer.

Y a la hora de relacionarnos, muchas veces se hace de un modo superficial, sin autenticidad, sin verdadera intimidad. Porqué para relacionarte desde tu esencia, tienes primero que saber quién eres. Y eso cuesta un esfuerzo que pocos están dispuestos a hacer.

Y el resultado de todo eso, lo vemos a diario, tanto en nosotros,  como en los demás, como en el propio mundo. Tal vez haya llegado el momento  de un nuevo posicionamiento en nuestra vida, un nuevo contacto con nosotros mismos, más profundo y auténtico.

¿Crees que te conoces bien? ¿Te relacionas  con los demás de manera auténtica?

Mertxe Pasamontes

Read Full Post »

Puestavida

Hoy sólo me apetecía hacer esa breve reflexión: la vida está para vivirla. Para maravillarnos cada día de estar aquí y disfrutar de cada momento.

Para aprender a vivir el ahora intensamente y planificar lo justo y necesario, siempre que eso no nos haga  olvidarnos del presente.

Para disfrutar de lo que hacemos, que no depende esencialmente de la tarea, sinó de nosotros mismos y nuestra actitud hacia ella.

Para aceptar que no todo es bueno, que hay momentos malos que simplemente hemos de aceptar: aceptar el dolor, que no el sufrimiento (que sólo depende de cómo interpretemos el dolor y de cuánto nos resistamos a él).

Para no intentar entenderlo todo, sólo vivirlo que ya es bastante.

Para intentar ser más libres y  más conscientes.

Para vivir más desde nuestro centro, desde nuestra esencia, aceptándonos de manera incondicional.

Para captar cada día más el espíritu de un haiku:

Haiku es lo que está sucediendo en este lugar y en este momento. Basho.

Si conseguimos eso, todo lo demás es adicional, un extra bonus, que bien si está, pero igual de bien si no está.

¿Dónde vives tú? ¿Y tu cabeza dónde está, en el pasado, en el futuro o en el ahora?


Mertxe Pasamontes

Read Full Post »

1242962017885menesesdnMe gusta leer en la Contra de hoy la entrevista que le hacen a Enrique Meneses, fotoperiodista desde 1947, ya que veo en él reflejadas muchas de las cualidades que he ido resaltando en las entradas de este Blog durante más de un año. Las frases finales de la entrevista resumen a mi entender su modo de ver la profesión y sobre todo la vida:

¿Qué pecados jamás debiera cometer el fotoperiodista?

Uno: censurarse a sí mismo por proteger los sentimientos de la gente. Dos: hacer que el fotografiado pose.

Si volviese a tener 17 años, ¿repetiría?

¿Por qué los jóvenes se quejan de la crisis? ¡Cada día amanece, hombre! ¡No te hipoteques: conoce mundo! No tuve piso hasta los 41 años, y repetiría todo, incluidos errores: muchos me brindaron auténticos scoops.


Como he dicho su vida es ejemplo de muchas cosas que aquí he nombrado y citaré a continuación alguna de ellas:

Seguir el camino de tu pasión. Enrique sabía qué quería ser periodista y a pesar de que las circunstancias no eran las más favorables decidió hacer lo que realmente le movía.

–  Ha practicado siempre el pensamiento crítico, le costase lo que le costase, aunque algunas personas se hayan enfadado por ello.

– Ha vivido el momento, disfrutando de cada etapa y lo que ella podía ofrecerle. Es el verdadero espíritu  del tiempo de felicidad.

–  Ha llegado a ser un gran profesional en su oficio a base de horas y horas de práctica. Nunca ha pretendido ser un gurú de la noche a la mañana.

–  Ha creído en que otro mundo es posible y ha viajado a muchos países para dar voz a aquellos que no la tenían.

–  No ha dejado que la edad ni algún que otro impedimento físico le hagan abandonar lo que realmente le gusta que es el periodismo.

–  Ha creado un Blog en un momento en que muchos otros periodistas mucho más jóvenes que él rechazan este nuevo medio y además quiere hacer de ello algo grande. Es capaz de ampliar su mapa del mundo, ser creativo y aceptar nuevos retos.

Podría seguir enumerando cualidades y vinculándolas a diferentes entradas, pero creo que es suficiente para darnos cuenta de Enrique Meneses es un ejemplo de que si queremos podemos seguir el camino de nuestra pasión y hacerlo de un modo digno y profesional, siendo a la vez fieles a nuestros valores y principios y contribuyendo a que  otro mundo sea posible.

¿ Vas a seguir poniendo excusas para no hacer lo que realmente le gusta?

Mertxe Pasamontes

Read Full Post »

playa32

Hace ya un tiempo escribí una entrada con este nombre que recibió algunas críticas que me acusaban de inocente, de no enterarme de cómo funcionan las cosas, etc. Pero mientras haya personas como Cleuza Ramos, fundadora de la Asociación Trabajadores sin Tierra de São Paulo a la que entrevistan hoy en La Contra, yo seguiré hablando de ese otro mundo.

Hablamos de una persona que nació en el campo y a los diez años cuando sus padres emigraron a Sao paulo, trabajaba ya como empleada doméstica. Con 16 años ya estaba casada, con un marido que pretendía imponerle  su voluntad. En fin, que no podemos decir que lo tuviera fácil precisamente. Pero ha conseguido grandes logros sociales, logro que la mayoría no nos atrevemos ni a soñar : tierras en las que viven 17.500 familias, 10.000 jóvenes formados y 60.000 estudiando, todos procedentes de las favelas, etc…

Os pongo algunas de sus palabras:

¿No son los adolescentes de las favelas en su mayoría traficantes y criminales?

Sí, pero cuando la gente ve una posibilidad mejor, cambian, dicen: «Yo no voy a robar más porque quiero ir a la universidad»; «Yo no quiero hacer más de prostituta, quiero ser enfermera». Cuando un joven tiene un sueño (ser periodista, médico, ingeniero), surge la esperanza. De lo que más hablamos en nuestro movimiento es de esperanza.

¿Y funciona?

Una mujer que es padre y madre, que tiene que sacar adelante a una familia, necesita esperanza.

Esperanza y algo de dinero.

La esperanza es más importante que el dinero. El Gobierno de Brasil reparte mucho dinero entre los pobres, pero darle dinero a una persona es dejarla sin esperanza. Necesitamos ser protagonistas de nuestra propia vida. Mi marido no quería que yo fuera protagonista, quería ser dueño de mi vida.

Usted se volvió a casar.

Sí, pero mi marido es miembro de la asociación, donde yo piso él también pisa.

¿Qué es lo más importante?

Hacer de tu vida servicio. Si yo no hago de mi vida servicio, mi vida no sirve para nada. Servir es servir a otro, hacer algo por lo demás. Si yo no consigo amar a otro, no consigo amarme a mí misma. Si mirando a una mujer sola y pobre con tres hijos no me conmuevo, ¿qué soy yo?

Si a esto no lo llamamos conseguir un sueño, no se a que vamos a llamarlo entonces. Sólo tenía su esperanza, su tenacidad  y su deseo para conseguirlo y ahí están los resultados. Puede que algunos sigan llamándome ilusa, pero yo seguiré creyendo que el poder de transformar el mundo, el poder de cambiar las situaciones que nos depara la vida por muy duras que sean, reside en una gran parte en nosotros mismos.

Por tanto, tengo que volverte a preguntar: ¿crees que otro mundo es posible? ¿cuál es tu aportación para que así sea?

Mertxe Pasamontes


Read Full Post »

dibujoHacía un tiempo que tenía intención de abrir una nueva sección en el blog que tratara de libros que por algún motivo encuentro interesante compartir. En un principio serían libros no literarios, es decir, libros de crecimiento personal, de empresa, de autoayuda (aunque este nombre esté un poco demasiado usado), etc. Llegó a mis manos, casi por casualidad, el libro de Sonrisas de Bombay de Jaume Sanllorente y  su lectura que he terminado en sólo dos días me ha animado a empezar esta sección.

Supongo que la mayoría de vosotros ya sabréis que Sonrisas de Bombay es una organización sin ánimo de lucro creada por Jaume Sanllorente que se dedica a ayudar a niños y familias pobres de la ciudad de Bombay. Existe desde el año 2004 y en este breve periodo de tiempo ha logrado hacer crecer un gran proyecto partiendo de  unos recursos mínimos. Pero de lo que quiero hablar ahora es del libro, aunque sean dos temas estrechamente relacionados.

El libro narra la experiencia de Jaume  desde el primer viaje que realiza a la India en el que podríamos decir que es un turista más hasta el segundo viaje que le lleva a decidir cambiar su vida. Es un libro de los que suele clasificarse en la categoría de testimonio personal ya que narra la experiencia vital de alguien. Pero la verdad es que este libro no es sólo eso, es un verdadero viaje de descubrimiento hacia el interior de uno mismo, hacia tus propios valores, un verdadero reto a plantearte cuál es tu misión en esta vida.

Jaume es un buen narrador, huye de los tópicos y de la sensiblería fácil, habla en todo momento desde el corazón. No obstante no es un libro fácil ya que te obliga a abrir los ojos a otra realidad, una realidad que existe en el mismo mundo en que nosotros vivimos aunque sea alejada geográficamente. Tiene además la habilidad de acercarte a ello suavemente, de empujar a que poco a poco vayas descubriendo esa realidad que tantas veces nos es más cómodo no ver. Tras la lectura del libro es difícil pensar que aún en nuestras peores circunstancias nosotros somos víctimas de algo, podemos sentirnos así en algún momento, pero las verdaderas víctimas son otras. A veces conviene dejar de mirarse el propio ombligo y ser capaces de levantar la vista y mirar hacia fuera.

No es un libro que pretenda obligar a la gente a hacer nada, ni tenemos por qué tomar una decisión tan radical como la que tomó Jaume de cambiar toda su vida. Pero sí que creo que te obliga a plantearte que puedes hacer tu por los demás, de qué manera piensas contribuir a hacer de este un mundo mejor.  Hay miles de maneras de hacerlo, sólo hay que escoger una. A partir de ahí tú decides.

Os dejo finalmente con las palabras de Krishnamurti:

¿Tendría la mínima importancia que yo cambie?[…] Esta pregunta  es incorrecta, pues tú eres el resto de la humanidad.

¿Crees que lo que tú haces no tiene influencia en los demás? ¿Te  atreves a mirar fuera de tu propio mundo o prefieres cerrar los ojos y no ver?

Mertxe Pasamontes

Read Full Post »

tren-de-la-vidaMarie de Hennezel, psicóloga y psicoterapeuta ha escrito un libro titulado La suerte de envejecer bien que ya está siendo un éxito de ventas.  En él aborda temas de esos que aunque «importantes» parecen no estar de moda en nuestra sociedad del culto a la juventud.  En la entrevista que le realizan en La Contra explica cuál es su visión de proceso de «envejecimiento» y cuál puede ser la mejor actitud para enfrentarse a esa etapa de la vida, que si tenemos la suerte de llegar a vivir, supondrá un cambio importante en cuanto a cosas que podemos hacer y cosas que no (no existe el elixir de la juventud, aunque algunos intenten venderlo!).

Algunos consejos pueden parecer obvios, pero no creo que eso los haga más fáciles de seguir. De algún modo, Marie, está poniendo el dedo en la llaga de muchos de los males que vivimos: ¿hacia dónde vives? ¿hacia adentro o hacia fuera?.

Es obvio, como dije en el post sobre prevenir el Alzheimer, que es necesario tener relaciones sociales y «hacer cosas». Tanto como es necesario entrenar cuerpo y mente (Fitness físico y mental) para mantenerse en forma. Pero tan importante como esto es cultivar una cierta actitud interior. Marie de Hennezel nos sugiere algunos modos de hacerlo  como meditar, aprender a disfrutar de los placeres pequeños y sobre todo, mantener el contacto con nuestro propio corazón, mantener ese amor por la vida que es lo que verdaderamente nos mantiene jóvenes. Mientras exista ilusión y amor por vivir cada momento con toda su intensidad ( y eso no depende de lo que estemos haciendo, sino de una actitud interior), el corazón permanece joven.

Todo ello me ha hecho pensar en un cuento que ya posteé en su día, pero que me voy a permitir repetir, porque creo que realmente viene como anillo al dedo.


Todas las preguntas que se suscitaron aquel día en la reunión pública estaban referidas a la vida más allá de la muerte.

El Maestro se limitaba a sonreír sin dar una solo respuesta.

Cuando, más tarde, los discípulos le preguntaron por qué se había mostrado tan evasivo, él replicó: “¿No habeis observado que los que no saben qué hacer con esta vida son precisamente los que más desean otra vida que dure eternamente?”.

“Pero ¿hay vida después de la muerte o no la hay?”, insistió un discípulo.

“¿Hay vida antes de la muerte? ¡Esta es la cuestión!”, replico enigmáticamente el Maestro.


Y con esa misma pregunta que formuló el maestro os dejo: ¿estás viviendo la vida plenamente? ¿piensas que tu corazón es y seguirá siendo joven? ¿te levantas cada día con ilusión por disfrutar de los instantes que la vida te depare?¿te da miedo envejecer?

Mertxe Pasamontes

Read Full Post »

Older Posts »