Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘cerebro’

Leo con asombro La Contra de hoy en la que Jeff Rubin, ex economista jefe del CIBC manifiesta que la era del petróleo barato se ha acabado y por tanto, la globalización no sólo no va a continuar, sino que va  a retroceder hasta volver a un verdadero localismo.

Ante esto me vienen dos ideas contrapuestas:

– O este señor ha llegado a una conclusión equivocada (tal vez por haber analizado un sólo factor causal, el petróleo, en un mundo multicausal)

– O son los demás los que están equivocados.

En cualquier caso, ambas posibilidades me remiten a la siguiente idea de Eric Hoffer: En tiempos de crisis los aprendices sobrevivirán, mientras que los que todo lo saben, estarán bien equipados para un mundo que ya no existe.

O dicho de otra manera: la flexibilidad mental de la que tantas veces he hablado en este Blog, no es simplemente una opción, es un equipamiento esencial para un mundo cambiante. Ya no hay certezas. No hay nada seguro. Todo cambia minuto a minuto.

Are you ready? ¿Estás preparado para vivir en perpetuo cambio?

Mertxe Pasamontes

Read Full Post »

Muy diferentes las palabras de Moebius (Jean Giraud), autor de cómic y del diseño de ´Alien´, ´Abyss´, ´Dune´, ´El quinto elemento´de las que estamos acostumbrados a escuchar acerca de la creación artística:

¿Eso lo aprendió entonces?

Aprendí algo esencial que ha constituido mi filosofía de vida: el error, la imperfección, es lo que nos permite abrirnos para cambiar y conocer al otro, porque la fuerza (la intelectual, la física, la de seducción) cierra, levanta un velo y deja fuera al otro. Al fuerte sólo le salva un agujero en el velo. Los otros entran en nosotros como el agua, que nunca sube, siempre fluye hacía donde no hay impedimentos.

[…]

Me gusta mucho hacer cosas sin motivo y con confianza total en el inconsciente, porque creo que hay un ángel (otro nivel de conciencia) que habla a través de nosotros; pero la utilidad me hace perder las alas, así que todo lo que hago es inútil.

 

Pero no por diferentes sus palabras dejan de ser ciertas: la fuerza creativa no proviene de la lógica y la racionalidad sino del maravilloso mundo de nuestro inconsciente, esa parte de nosotros que Moebius define bellamente como «nuestro ángel». Y esta no es una verdad «espiritual» o «New Age» (aunque desde esos terrenos se haya hablado más del inconsciente) sino una verdad de la CIENCIA en mayúsculas.

En este capítulo de Redes Punset nos lleva de la mano del psicólogo John Barhg (no creo que un investigador de la Universidad de Yale sea sospechoso de esoterismo) a descubrir como la ciencia ha llegada a la conclusión de que la mayor parte de nuestro procesamiento mental, se hace de manera inconsciente.  Bargh nos dice cosas como : Incluso cuando creemos que estamos haciendo algo conscientemente, con atención y conciencia, en realidad hemos llegado a la respuesta de un modo rápido mucho antes de lo que creemos. Y otras como: captamos impulsos que proceden de otro lugar, que guían nuestros actos, pero cuando actuamos, siempre tenemos una bonita historia para justificar por qué hacemos lo que hacemos.

Se calcula que el inconsciente procesa unos 11 Millones de bits por segundo mientras que la conciencia, funcionando a tope tiene capacidad de procesar 50 bits. No sé si podéis haceros una idea de lo que eso supone. A mi me cuesta!!

Por eso, a la hora de ser creativo, dejarse llevar como dice Moebius y no tratar de ser «perfecto» nos ayuda enormemente a fluir, ya que nuestro inconsciente y su enorme capacidad (recuerda 11m/bits/seg) no se ven entorpecidos por nuestra conciencia (con sus tristes 50bits/seg). Es lo que Tim Galway, uno de los padres del coaching, llama «dejar las interferencias del Yo intrusivo», ese Yo que es como una voz en off comentando nuestros actos y juzgándolos, pero que no contribuye en nada a mejorar la ejecución de la tarea que tengamos entre manos.

 

Por tanto, ¿eres amigo de tu inconsciente? ¿te dejas fluir en las tareas o pretendes tenerlo todo «concienzudamente controlado? ¿buscas el perfeccionismo?

Mertxe Pasamontes

Read Full Post »

Muy interesante la entrevista que le hacen a Dan Coyle, periodista y escritor que ha recorrido el mundo en busca del talento, en el que nos cuenta aspectos del funcionamiento de nuestro cerebro que nos puede llevar a entender mejor cómo funcionamos y cómo podemos «mejorar».

¿La excelencia es un hábito?

Eso dijo Aristóteles: «Somos lo que hacemos repetidamente». La excelencia es un hábito que podemos cultivar a través de una serie de mecanismos y circuitos neuronales.

Ha creado usted el club de fans de la mielina.

Esa sustancia que rodea el núcleo de las neuronas es como la banda ancha de nuestro cerebro, pero en este caso no hay ningún técnico que nos la instale; para establecerla y que nuestro cerebro funcione a mayor velocidad, fuerza y precisión, necesitamos práctica y repetición.

[…]

¿Hay que volver a los oficios para superar el fracaso escolar?

La práctica intensa realizada con energía, pasión y compromiso; con motivación, junto con la admiración por los maestros y la integración de los errores como parte del aprendizaje, son las claves que he visto repetirse a lo largo de mi investigación en los variopintos semilleros de talentos.

No es la primera vez que hablamos de esto: la práctica es lo que nos conduce a la excelencia y a lo que muchas veces llamamos genialidad. Como explica Coyle, cuando repetimos algo un suficiente número de veces, nuestro cerebro crea un circuito que nos permite ejecutarlo con mayor rapidez, habilidad e incluso facilidad. Si un niño practica el violín cada día, en un período de tiempo será capaz de ejecutar piezas muy difíciles con una «impresión de facilidad» pasmosa para el espectador. Ha creado circuitos cerebrales que lo posibilitan, incluso se ha modificado su «estructura cerebral» con la práctica. La mielina o sustancia blanca, es como «el conductor» que recubre esos circuitos y facilita la transmisión neuronal.

Lo mismo nos sucede a nosotros cuando realizamos cualquier tarea de manera repetida. En el polo positivo, estaría lo que Coyle explica en relación al talento. Pero en el polo negativo estaría la «mielinización» de los circuitos. Es decir, aquellos circuitos que más usamos se vuelven más sólidos, pero también más «rígidos». Por eso en PNL hablamos mucho de ampliar el mapa mental, de dejar entrar en nuestros circuitos, cosas nuevas. Cuando aprendes algo nuevo, cuando lees sobre un tema que desconoces, cuando practicas una actividad física por primera vez , un deporte nuevo, resuelves un problema, o haces cualquier cosa que sea nueva para ti, generalmente necesitas activar nuevos circuitos. Y eso contribuye a mantener la plasticidad del cerebro. Un circuito mielinizado te da mucha habilidad e incluso talento en una área concreta, pero un cerebro «mielinizado» por la rutina y la repetición, simplemente es rígido. Y hay muchas ocasiones en que necesitarás un cerebro «flexible»!!O puedes acabar teniendo una vida que sea como Atrapado en el tiempo: el día de la marmota!!

¿Reconoces en ti mismo circuitos cerebrales estables (ej. conducir, montar en bicicleta, etc..)? ¿Haces algo para mantener la flexibilidad cerebral?

Mertxe Pasamontes

Read Full Post »

PILDORAS EN MANOAyer leyendo feeds, me encuentro en Gurusblog (blog sobre finanzas y Bolsa) un interesante post sobre el efecto placebo. El artículo al que hacen referencia apareció en la revista Wired y describe que parece ser que cada vez hay menos diferencias en los estudios farmacológicos en cuanto a efectividad en la mejora de los síntomas entre los sujetos experimentales que tomaron el principio activo y los que tomaron una sustancia placebo (es decir, sin ningún principio activo).

La industria farmacéutica anda preocupada, pues para que se apruebe un nuevo fármaco es necesario que en las pruebas experimentales la eficacia de éste supere significativamente a la de la sustancia placebo. Cosa normal, ya que si una persona puede mejorar sin «tomar nada» no tendría mucho sentido que se le suministrara un fármaco.

El artículo de Wired es extenso y con bastantes términos científicos por lo que me remito a él para los que quieran profundizar, pero no me extenderé en los fundamentos científicos. La parte que me interesa resaltar está en las conclusiones del artículo, que traduciré:

Irónicamente,el intento de dominar el sistema nervioso central por parte de la Gran Industria Farmacéutica ha acabado revelando cómo de poderoso llega a ser el cerebro. Al efecto placebo no le importa si el catalizador de la mejoría es un triunfo de la farmacología, un terapeuta compasivo o una inyección de suero fisiológico. Todo lo que requiere (el cerebro) es una razonable expectativa de mejora. Esa es la más potente medicina.

Ante esto, mis primeras conclusiones:

– Situarse en los extremos (todo medicina convencional o todo medicina alternativa) es «científicamente» absurdo.

– No podemos desechar la medicina convencional porqué sigue habiendo pruebas experimentales de su efectividad.

– Pero tampoco numerosos «método curativos» que he ido reseñando a raíz de entrevistas realizadas a sus autores, que pueden realmente estar activando estos mecanismos internos de curación.

– Sería interesante investigar más en los desencadenantes (que ¡ojo! aunque internos, son fisiológicos) del efecto placebo.

– Quizás una aproximación holística (entendida como un todo cuerpo-mente) a la salud,  nos ayude a realmente ser capaces de aprovechar lo mejor de los dos mundos: la química externa cuando es útil y necesaria y la interna, sea porque es suficiente o sea porque es complementaria.


¿Que piensas de todo esto? ¿Sigues creyendo que el efecto placebo es propio de personas sugestionables?

Mertxe Pasamontes

Read Full Post »

Los que estamos  en el mundo de la PNL sabemos que es así, que nuestro  snoopylenguaje aunque sólo constituya una estructura superficial, es el reflejo de nuestra estructura profunda, de lo que «hay ahí dentro».

Todo lo que decimos refleja nuestro mapa del mundo, nuestras creencias, nuestros valores, nuestros criterios,  en definitiva, aquello que somos. Y eso sucede incluso cuando queremos disimular, cuando pretendemos ser «otro».

Y eso se demuestra también en la entrevista que le hacen en la Contra a James Fitzgerald, lingüista forense en los tribunales de EE. UU; ex investigador del FBI que nos dice que puede identificar a una persona por lo que escribe incluso cuando está tratando de aparentar ser otra persona. Vemos algunos ejemplos que da:

Hombres y mujeres escribimos diferente: tenemos lo que denominamos ideolectos diversos. Yo cojo un periódico y tapo la firma y adivino si el periodista es hombre o mujer.

[…]

¿Qué busca primero en un texto?

Los errores: cada persona, por ejemplo, pone un número determinado de puntos suspensivos. Eso no es relevante, pero sí lo es saber que siempre pone los mismos: dos, tres o siete… Si puedes comparar dos textos largos de un mismo autor, lo pillas fijo.

Todo nos identifica. Por eso, es tan fácil darse cuenta de cuando alguien es falso, incluso si sólo tenemos lo que esa persona escribe, como sucede en las redes sociales.

Hay que asumirlo, al final cada uno es lo que es y «eso es lo que verán los otros». Quieras o no. Así que mejor, se tú mismo.

¿Crees que puedes disimular quién eres? Y si lo haces ¿para qué?

Mertxe Pasamontes

Read Full Post »

cerebro4Estoy acabando un máster en Hipnosis, que mucha gente cree que es «esa cosa extraña que sale en algunas películas para manipular a los demás». Pero lo que son las sincronías, mientras estoy acabando el máster leo en La Contra la entrevista que le hacen a Margaret Geller, autora del mapa del universo y honoris causa por la U. Rovira i Virgili

Destaco algunas de sus respuesta:

¿Cómo conseguir ser creativo?

No puedes crear sin comprender qué es comprender. Y comprender la realidad no es entender los objetos, sino sus conexiones; por eso la investigación nunca es ver el centro de un círculo cerrado, sino las conexiones de una red siempre abierta.

¿Cómo ver las conexiones?

Los flashes que te permiten vislumbrarlas no se consiguen concentrándose en ese círculo hipotético, sino dejando que fluya la intuición por la red: no hay que ir a buscar las ideas, sino dejar que te encuentren…

Si tienes tiempo, ganas, dinero…

Si no te distraes, nunca te concentrarás. Todo eso que menciona es lo que impide ver las redes, los patrones del universo, y te mantiene fijo en un solo punto…


Aunque parezca increíble, el proceso que describe la señora Geller, es el mismo que se utiliza en hipnosis: utilizar los llamados estados de trance para abrir un espacio de conocimiento interior mayor, en el que la parte «inconsciente» se muestre. Porque es esa parte la que tiene el verdadero potencial de establecer conexiones nuevas (el consciente se rige por rutinas, es muy limitado). De algún modo es ese «estar distraído» en el sentido de estar con la atención fijada de «manera flotante» en lo que aparece, en lugar de concentrada en un solo aspecto.

Volveré a este tema de la hipnosis y el funcionamiento del cerebro en otras entradas, pero me ha parecido interesante realizar este paralelismo entre creatividad científica y uso de la mente, ya que la hipnosis (entendida como la capacidad de acceder a esos estados de mayor receptividad y conectividad) puede ser un buen modo de estar en el estado más adecuado para «hacer ciencia» .


¿Cómo conectas con tus momentos de creatividad? ¿Te atreverías a hacerlo mediante la hipnosis?

Mertxe Pasamontes

Read Full Post »

cerebro

Fijaros bien en la pregunta que encabeza esta entrada pues no pregunto si funciona ( ya que intentaré  demostrar que si, aunque debido a la confluencia de otras leyes del comportamiento y no por algo «mágico») sino si existe, en un sentido real y no en uno metafórico.

En ciencia se utiliza un principio llamado de la navaja de Occam que de alguna manera nos dice que si hay una explicación más simple o sencilla para algo y que tiene mayor coherencia con el resto del conocimiento científico lo más fácil es que esa explicación simple sea la buena.

La ley de atracción no es algo verificable empíricamente como puede serlo la ley de la gravedad u otras. Esta dentro de algo llamado los principios de la metafísica que tiene una larga tradición tanto en las religiones orientales  como en algunas filosofías y que es piedra angular en lo que se ha venido llamando la New Age. Yo tampoco puedo demostrar si existe o no pero sí que puedo ofreceros tres explicaciones alternativas a la misma, demostradas en el campo de la psicología y de las neurociencias y que por tanto que cuentan con el aval de la comunidad científica. Son las siguientes:

Ley de la percepción selectiva.  Dada la enorme cantidad de información que nuestro cerebro necesita procesar tendemos a organizar el mundo en categorías y marcos mentales. Una vez hecho esto percibimos el mundo a través de dichas categorías. Estos conceptos nos orientan, filtran la percepción y dan sentido de orden y constancia. Pero a su vez tiene lo que podríamos llamar un punto que a veces va en nuestra contra: la percepción selectiva. La percepción selectiva consiste en que nuestra atención se fija en aquellos aspectos a los que concedemos relevancia. Un ejemplo sencillo, si voy caminando por la ciudad me cruzaré con montones de farmacias y seguramente no seré consciente de ello. Pero si necesito una farmacia iré en busca de una  Cruz verde y en pocos minutos daré con una. Esto equivaldría a la parte de la ley de atracciónque dice que aquello a lo que le  presto atención,va mi energía, lo cual como hemos visto es cierto , según este principio de la percepción selectiva.

Principio de atribución (Heider 1958). Es ese proceso por el cual el individuo  explica e interpreta los hechos que le acontecen, es por tanto una manera de organizar el gran flujo de información que nos llega del mundo. Tendemos a buscar explicaciones a todo aquello que nos ocurre sean éstas reales o no. No voy a entretenerme porque sería muy largo y lo he tratado en alguna otra entrada en relatar la gran necesidad que tenemos de explicarnos las cosas y lo poco acertados que estamos en la mayor parte de las ocasiones (ver el último programa Redes de Eduardo Punset para tener algunos ejemplos).La atribución puede ser interna, cuando creemos que somos nosotros los responsables de que algo suceda y externa cuando pensamos que son circunstancias ajenas a nosotros las que han producido ese resultado (me ha sucedido gracias  a la Ley de Atracción).

Profecía de autocumplimiento. Es la tendencia que tenemos a actuar de modo que se cumplan nuestras creencias y expectativas e incluso a cambiar la interpretación de los hechos para que se ajusten a la idea previa que teníamos de los mismos. Hay también numerosos experimentos en psicología social que tratan este aspecto, con resultados a veces sorprendentes.

Estas tres maneras de funcionar de nuestro cerebro coinciden plenamente con lo explicado por la ley de atracción ya que consiguen que nos fijemos en aquello que nos interesa,busquemos los resultados deseados y atribuyamos eso,  en el modo externo,  a una ley universal.

Por eso he dicho al principio que no  iba a cuestionar si la ley de atracción funciona porque es obvio que sí que lo hace, aunque no por los motivos que explican los defensores de la ley de atracción sino porque integra en un concepto metafórico principios fundamentales del funcionamiento de nuestro cerebro. ( habría otros principios que también podrían explicarse pero creo que resultaría un poco demasiado técnico). Podéis también leer las entradas de Joe Dispenza que  aunque también es un defensor de la física cuántica explica en sus libros como el cerebro tiene mecanismos para conseguir que pase aquello que deseamos.

¿ Te funciona la ley de atracción? ¿A qué lo atribuyes?

Más info en www.elsecretodelsecreto.com

Mertxe Pasamontes

Read Full Post »

swans-lake-od-22En La contra del viernes entrevistaron en La Contra a Soumitra Dutta, investigador de Insead en redes sociales on line y dijo cosas sumamente interesantes con respecto a la web

2.0 y la inteligencia «distribuida» o en red. Se ha hablado ya en muchos Blogs de esos conceptos y hoy en la Catosfera ha sido uno de los temas del día. Pero a mi personalmente, me gustaría destacar una de sus frases, que creo que ha pasado algo inadvertida entre otros comentarios quizás más jugosos. Son las siguientes:

Para los que no sepan saltar a tiempo, ya será demasiado tarde.

¿Y sabe por qué no se enteran de que están a punto de fenecer?

¿. ..?

Porque la mente humana aplica una lógica lineal para anticipar el futuro: si yo le pregunto qué hará dentro de cinco años…

Ahora sería una pregunta incómoda.

… Porque usted proyectará su inmediato pasado en el inmediato presente de forma mecánica y se equivocará, ya que la tecnología cambia nuestro futuro de forma exponencial: da saltos en progresión geométrica, no va pasito a pasito como usted al tratar de adivinar qué pasará.


Estas frases nos ponen delante de una de las características del cerebro humano que quizás menos se conoce: somos malísimos prediciendo. Y no sólo en el ámbito de la tecnología (por si alguno se pensaba que eso no iba con él). Eduardo Punset en su libro El alma está en el cerebro, dedica un capítulo a demostrar lo mal que predecimos. Cita como ejemplo los estudios llevados a cabo por el matemático Nassim Taleb en la teoría que él denomina del cisne negro.  La teoría vendría decir, de manera metafórica, que como todos esperamos ver un cisne blanco, no estamos preparado para predecir la aparición de un cisne negro. Como Punset explica, «nuestros mecanismo e intuiciones no se adaptan a estos conceptos abstractos y parece que se niegan a aceptar la existencia de sucesos impredecibles o insospechados».  Dicho en palabras simples: sólo somos capaces de predecir aquello que se ajusta  a patrones previamente establecidos y que no se salen de la norma. No es de extrañar entonces que prácticamente nadie fuera capaz de prever la crisis económica o que muchas empresas tradicionales se nieguen a ver que las reglas del juego están cambiando (no tiene capacidad para ver el cisne negro).

Y ¿cómo podemos minimizar esto? Pues como hemos dicho en otras ocasiones ampliando o flexibilizando nuestro mapa mental. Un mapa más flexible es capaz de aceptar nuevos sucesos que no se adapten a normas previamente establecidas. Y por tanto, es más capaz de ver a esos cisnes negros que nos acechan.

¿Crees que eres bueno prediciendo nuevas tendencias? ¿O sueles pensar que todo va a seguir más o menos igual? ¿Es tu mapa flexible?

Mertxe Pasamontes

Read Full Post »

tren-de-la-vidaMarie de Hennezel, psicóloga y psicoterapeuta ha escrito un libro titulado La suerte de envejecer bien que ya está siendo un éxito de ventas.  En él aborda temas de esos que aunque «importantes» parecen no estar de moda en nuestra sociedad del culto a la juventud.  En la entrevista que le realizan en La Contra explica cuál es su visión de proceso de «envejecimiento» y cuál puede ser la mejor actitud para enfrentarse a esa etapa de la vida, que si tenemos la suerte de llegar a vivir, supondrá un cambio importante en cuanto a cosas que podemos hacer y cosas que no (no existe el elixir de la juventud, aunque algunos intenten venderlo!).

Algunos consejos pueden parecer obvios, pero no creo que eso los haga más fáciles de seguir. De algún modo, Marie, está poniendo el dedo en la llaga de muchos de los males que vivimos: ¿hacia dónde vives? ¿hacia adentro o hacia fuera?.

Es obvio, como dije en el post sobre prevenir el Alzheimer, que es necesario tener relaciones sociales y «hacer cosas». Tanto como es necesario entrenar cuerpo y mente (Fitness físico y mental) para mantenerse en forma. Pero tan importante como esto es cultivar una cierta actitud interior. Marie de Hennezel nos sugiere algunos modos de hacerlo  como meditar, aprender a disfrutar de los placeres pequeños y sobre todo, mantener el contacto con nuestro propio corazón, mantener ese amor por la vida que es lo que verdaderamente nos mantiene jóvenes. Mientras exista ilusión y amor por vivir cada momento con toda su intensidad ( y eso no depende de lo que estemos haciendo, sino de una actitud interior), el corazón permanece joven.

Todo ello me ha hecho pensar en un cuento que ya posteé en su día, pero que me voy a permitir repetir, porque creo que realmente viene como anillo al dedo.


Todas las preguntas que se suscitaron aquel día en la reunión pública estaban referidas a la vida más allá de la muerte.

El Maestro se limitaba a sonreír sin dar una solo respuesta.

Cuando, más tarde, los discípulos le preguntaron por qué se había mostrado tan evasivo, él replicó: “¿No habeis observado que los que no saben qué hacer con esta vida son precisamente los que más desean otra vida que dure eternamente?”.

“Pero ¿hay vida después de la muerte o no la hay?”, insistió un discípulo.

“¿Hay vida antes de la muerte? ¡Esta es la cuestión!”, replico enigmáticamente el Maestro.


Y con esa misma pregunta que formuló el maestro os dejo: ¿estás viviendo la vida plenamente? ¿piensas que tu corazón es y seguirá siendo joven? ¿te levantas cada día con ilusión por disfrutar de los instantes que la vida te depare?¿te da miedo envejecer?

Mertxe Pasamontes

Read Full Post »

libroabierto-edit

De nuevo me encuentro con una entrevista en la línea de cosas ya comentadas, temas en los que nos encontramos trabajando, lo  que me anima a pensar que estamos en la buena onda.

Richard J. Haier es neurocientífico y especialista en medición de la inteligencia humana y nos explica en La Contra como funciona nuestro cerebro y cómo en el futuro ( y yo afirmo que ya!) podremos mejorarlo.

¿Habrá píldoras para el intelecto?

No quiero caer en el sensacionalismo fácil, pero estoy convencido de que sí y de que sabremos prescribir ejercicios para mejorarlo. Aún no sabemos qué pastillas ni qué ejercicios, pero los habrá; del mismo modo que no sabíamos antes y hoy sabemos cómo ejercitar los músculos exactamente y que ese ejercicio mejora la salud de todo el cuerpo.

También desmentimos que el cerebro – como se creyó durante años-estuviera especializado por áreas. La clave no está en la especialización por zonas, sino en las relaciones entre ellas. El cerebro no es un centro, sino una red, y no tiene divas ni divos: es como una orquesta con solistas sucesivos.

Esto nos demuestra que nuestra inteligencia va a depender más de las sinapsis (relaciones que establezcamos entre neuronas) y de cómo funcione esta red, que no de una capacidad heredada o una habilidad concreta o particular.

Y lo más importante para mi: que el cerebro se puede entrenar, como ya hablamos en otras entradas. Por tanto, podemos mejorar nuestro rendimiento intelectual si sabemos cómo. Así, que se trata de saber entrenarse!

¿Entrenas de algún modo tu cerebro? ¿Crees que no lo puedes mejorar?

Mertxe Pasamontes

Read Full Post »

Older Posts »