Feeds:
Entradas
Comentarios

VacawebEn el próximo Monday Reading debatiremos sobre un libro que ya muchos conoceréis,  la Vaca Púrpura de Seth Godin. Aunque se trate de un libro de marketing, no creo que pueda dejar indiferente a nadie, ya que en realidad, nos está hablando de una nueva actitud ante la vida, no sólo de marketing.

Leía ayer en una entrevista a Concha Buika que decía:

Si lo que necesitas es una historia maravillosa, fabrícala, píntala, cántala, cuéntala. Sólo me hacía falta irme al mundo que hay detrás de los párpados para descubrirme. Dejar de inventarme un personaje para que pudieran quererme. Y al hablarnos desde ahí descubrimos que, aunque no seamos iguales, somos lo mismo.

No podemos negar que Buika es una cantante muy especial, con un carácter peculiar e ideas propias. No gusta a todo el mundo. No es aburrida, es sorprendente. Ella misma confiesa que fue a multitud de audiciones en que ni tan solo la escuchaban. Pero persistió y finalmente ahí está, única y especial.Porque si algo tenía muy claro es que «no puedes gustar a todo el mundo» Y añadiría: ni debes!!!. Buika descubrió su Vaca Púrpura.

Y ese es el mensaje implícito en la Vaca Púrpura: ¿qué te hace realmente extraordinario? . Las personas en nuestro mundo occidental y consumista, tienen prácticamente de todo. No necesitan casi nada de lo que puedas ofrecerles. O no les interesa. O no tienen tiempo para preocuparse de eso. Por eso, puedes ser cualquier cosa menos aburrido. La gente no mira aquello que le aburre. Quiere algo innovador, que le sorprenda, que le seduzca, que le ilusione. Has de llamar su atención.

Hay una interesante gráfica en el libro, en la que no me extenderé, pero que resulta esencial para diferenciarse. No hay que agradar a todos, sólo a aquellos que están dispuestos a probar algo nuevo. Por tanto, ir a lo seguro es lo mismo que ser invisible. Es el momento de atreverse, de probar, de lanzarse de lleno a tu pasión. Si al final estabas equivocado, por lo menos habrás hecho lo que realmente te gustaba.

Y eso no sólo vale para los freelance, sirve también para quién trabaja dentro de una empresa u organización. En los tiempo que corren, no hace falta que yo os explique que nadie es imprescindible.

 

¿Estás dispuesto a hacer algo extraordinario? Si respondes que no: ¿qué te frena?

Mertxe Pasamontes

 

motivacionDe nuevo entrevistan en la Contra a una persona como Sir Ranulph Fiennes, infatigable aventurero, del que podemos aprender a través de sus experiencias.

 

¿Aprendió algo?

Que no importan tanto las habilidades que tengas como las ganas de aprenderlas. La motivación es más importante que la capacitación y siempre va antes, pero no siempre después. Seleccioné a un carnicero irlandés que no sabría definir motivación – a los irlandeses les cuesta mucho definir-pero cruzó sin vacilar un segundo conmigo los dos polos.

Que se dice pronto.

Así que fiche a gente motivada. Y sé qué digo: en medio de la Antártida puedes despedir a un empleado, pero no librarte de él.

Tomamos nota, sir Ranulph.

Y busca la suerte por si la encuentras…

 

No podemos negar en este fragmento (y en su vida misma) el énfasis que pone Sir Ranulph Fiennes en la motivación. Tampoco es un tema del que hablemos por primera vez, pero merece la pena volver a detenerse en él por la importancia que tiene. Tanta que puede ser la diferencia entre el éxito y el fracaso.Entre aquel que es capaz de persistir un poco más y el que abandona.

Recordemos que la motivación es ese impulso que nos empuja a actuar. En un primer momento tal como comentamos cuando hablamos de la pirámide de Maslow, podríamos decir que nos «movemos» para cubrir necesidades básicas. Pero eso sería quedarse en un aspecto muy básico, ya que la mayoría de nosotros, tiene afortunadamente, esas necesidades cubiertas. En ese caso ¿por qué nos movemos? . Y esa es la pregunta clave que debes hacerte a la hora de iniciar cualquier proyecto o actividad, ya que ese «motivo» que hay detrás de tus acciones y el lugar que ocupe en tu escala de valores, determinará cuánto tiempo y esfuerzo vas a dedicar a ese objetivo.

Si la motivación es baja, al primer obstáculo tirarás la toalla. Si la motivación es alta, persistirás y como dice Sir Ranulph Fiennes, buscarás el modo de capacitarte, de adquirir las herramientas que necesites para conseguir aquello que persigues. No es que eso te asegure conseguirlo, nada ni nadie puede darte esa seguiridad, pero aumentarán exponencialmente tus posibilidades de conseguirlo.

Y si tu motivación hacia algo es baja (o la de los trabajadores de una empresa), difícilmente eso va a cambiar con técnicas de «aumentar la motivación». Primero has de conectar con tus necesidades y valores y cuando estos estén alineados con el proyecto, la motivación vendrá sola (luego vendrá el esfuerzo, la persistencia, las creencias, etc..pero el primer paso ya está dado). La motivación va de dentro a fuera. No se puede «tomar en pastillas». Para motivar a alguien has de conectar con sus valores, no ponerle «tu zanahoria» delante.

Ejemplo: has intentado varias veces aprender inglés (u otro idioma) y has abandonado. Conoces al hombre/mujer de tu vida y habla inglés (u otro idioma). ¿Crees que sería una buena motivación para estudiar ingles?

 

Viendo este vídeo, ¿crees que la motivación de Rossi tiene algo que ver con sus 9 Campeonatos Mundiales? ¿Y su pasión por lo que hace? Sin hablar de su capacidad de disfrutar y su  resilencia….

 

¿Crees que te sientes realmente motivado por algo? Si es que sí ¿qué necesidades o valores hay detrás? Y si es que no, ¿crees que lo que haces actualmente está alineado con tus valores?

 

Mertxe Pasamontes

Analytics Coaching es un nuevo proyecto que tengo entre manos! Es una colaboración que realizo con varias empresas. Hoy he escrito el primer post en el Blog de Clicmetrics con el título: ¿Qué puede hacer por ti Anaytics Coaching?.

En él encontrarás información sobre:

– Coaching: acompañamiento de la persona en su proceso de cambio y evolución.

– Gestión del tiempo. Conciliación de la vida profesional y personal.

– Gestión de equipos y de conflictos.

– Manejo y reducción de estrés.

– El poder de la comunicación: interpersonal, hablar en público, etc.

– Desarrollar liderazgo personal: marca personal y gestión de la carrera profesional.

Y una interesante video entrevista que no te puedes perder! Así que te invito a surfear un poco!!!

Mertxe Pasamontes

cruzarlalineaMuy interesante la entrevista que le hacen a Paul Romer, economista, uno de los candidatos favoritos al premio Nobel de Economía. Curioso también ver como los límites entre disciplinas científicas son cada vez más permeables y unas y otras se retroalimentan. Comenta Romer:

El ciudadano está muy normatizado.

Hay que encontrar buenas normas que dejen a la gente mucha libertad para que muestren sus propias capacidades. Normas que saquen lo mejor de nosotros.

¿De dónde deben proceder las normas?

Esta es actualmente la pregunta más importante para la economía. Algunas veces las normas vienen de los políticos; otras, de los activistas sociales y de gente con autoridad moral, que cambian nuestros valores y eso cambia las regulaciones.

Acaba de decir algo importante.

Sí, que la comunidad activista bien formada y pensante puede ser una fuerza muy positiva que nos empuje hacia mejores normas.

De alguna manera Romer nos está hablando de algo que ya hemos comentado muchas veces: ampliar el mapa mental. NO podemos hacer los cambios que el mundo necesita con los «mismos mapas» que han creado el mundo tal como lo conocemos. Y lo mismo sucede con los «marcos mentales» impuestos desde fuera, muchas veces en forma de normas que nos dicen qué podemos y que no podemos hacer, cómo debemos pensar y cómo actuar. Claro que hay normas que son necesarias para la convivencia, pero demasiadas normas, como decíamos en el post anterior, nos bloquean, hacen que no pensemos o que lo hagamos todos del mismo modo.

Salirse de esas pautas no es fácil, pero se puede. Las técnicas de creatividad nombradas en este post (y las que explica el libro)  son un ejemplo. Pero hay muchas otras maneras de usar ese «pensamiento lateral». Ya iré haciendo entradas al respecto, pero de momento os invito a probar y encontrar las vuestras. La única condición es que te sientas capaz de abandonar tu zona de confort e ir un poco más allá, en tener un poco de osadía y atrevimiento. Y que te atrevas a cruzar esa línea de lo conocido para adentrarte en lo desconocido, en ese terreno en dónde realmente puedes aprender y crecer.

 

¿Te atreves a cruzar la línea? ¿Tendrás que «romper» alguna norma para ello?

Mertxe Pasamontes

Había una canción de los años 80 de un grupo que podríamos llamar «políticamente incorrecto» que decía controlamos tu seguridad. Os invito a leer unos fragmentos de la entrevista de Lenore Skenazy:

Claro: desde pequeño ha viajado en metro conmigo y su padre, y días antes de dejarle ir solo, repasamos el trayecto con él.

¿Y qué decía Izzy al respecto?

Como la mayoría de chavales, él anhela sentirse independiente, autónomo, sentirse mayor: le ilusionaba moverse solo por Nueva York, y sabíamos que tenía plena capacidad para hacerlo. Y le dejamos hacerlo.

[…]

¿Y no le inquietaba que fuera solo?

¿Qué podía pasarle? ¿Ser robado? ¿Agredido? ¿Secuestrado? ¿Violado? ¿Asesinado? ¿Descuartizado? ¡Por favor! Ese modo de pensar tóxico es mayoritario hoy en mi país, con unas consecuencias espantosas…

[…]

¡Los padres roban a sus hijos la infancia y el gusto por la vida, inoculándoles recelo y miedo! Están encapsulándolos, incapacitándolos para vivir en sociedad.

[…]

Y pobres hijos: cosificados, convertidos en inútiles, no sabrán desenvolverse mañana. ¡Démosles la oportunidad de espabilarse!

 

Es uno de los grandes dilemas a los que nos enfrentamos, a más seguridad, menos libertad. Creo que todos recordaremos los recortes a la libertad que se produjeron en EEUU y como rebote en otros países a raíz de los atentados del 11-S. Muchas de esas nedidas aún colean (fijaros si no, en los controles en los aeropuertos).

Y es difícil encontrar el punto medio, como pasa en el caso que nos explica Lenore Skenazy acerca de cómo educa a su hijo. Ella ha sacrificado parte de su «seguridad» para dotarlo de mayor autonomía. Y le han llovido las críticas!

Y ese es el punto de inflexión, si queremos que controlen nuestra seguridad totalmente (el estado, en el trabajo, la familia, pandemias, etc….), si queremos puestos fijos (¿y seguros?) de trabajo o si preferimos sacrificar una parte de esa seguridad (ojo, digo una parte, no estoy hablando de anarquía, no vayamos a confundir los términos), a cambio de mayor libertad personal. Y dudo que el camino de la realización personal pase por la seguridad.

Os remito al cuento Libre o cautivo que publiqué hace un tiempo.

 

¿Seguridad o libertad? ¿Cuánto de cada cual?

Mertxe Pasamontes

Ulvik

En la entrada anterior hacía referencia a la creatividad por diferentes motivos. El primero es porque el tema me gusta. Pero también porque pienso que es una de las bases del cambio de paradigma que estamos viviendo. En la próxima edición de The Monday Reading Club hablaremos de La Economía Long Tail de Chris Anderson.

Hoy en día cualquier persona con un poco de ganas y tiempo puede convertirse en creador de algún modo: puedes ser escritor en tu propio Blog o autopublicar tus obras, tener una galería fotográfica en Flickr u otro servicio, tener un grupo musical y colgar tus temas en Myspace, hacer un corto o película y colgarla en youtube u otro alojamiento gratuito de vídeos, etc…La frontera entre creador «profesional » y «amateur» se ha difuminado, la barrera de entrada es mínima y la distribución casi gratuita. Habrá que acostumbrarse a esta convivencia entre aficionados y profesionales. Ya no tenemos excusa para no ser creativos o creadores, para expresarnos, para sacar lo mejor de nosotros mismos.Seguro que habrá personas con las que podamos compartirlo.

Además, con nuestros comentarios y etiquetas en lo que los otros hacen, también influimos en «crear opiniones y gustos» en otras personas. Todo se interrelaciona, todos estamos cada vez más en una aldea global, la distancia física ya no es distancia para comunicarse. Aún existe una cierta brecha digital y hay personas que todavía están más en el mundo offline que en el mundo online (siempre convivirán ambos!). Pero el mundo online tiene cada vez más presencia (si te has fijado últimamente los telediarios incluyen las noticias más relevantes de Internet). La brecha se estrecha.

Escribo este post a modo de reflexión. Ahora que las circunstancias están de esta manera y tienes oportunidad de expresarte , ¿qué papel quieres jugar tú en todo esto? ¿quieres quedarte fuera, sólo mirar o también quieres participar?

Mertxe Pasamontes

Pd. La foto que os pongo es una de mis fotos de mi galería de http://www.pbase.com/raspilla. Todos somos creadores!

thinkertoysEl tema de la Creatividad realmente me apasiona. Creo que es una de las características que más humanos nos hace (como la risa y el humor!). Y que es una de las habilidades más necesarias para el mundo de hoy. Por eso siempre que cae en mis manos un libro sobre creatividad lo devoro con pasión. En esta ocasión ha sido Thinkertoys de Michael Michalko publicado en España por Gestión 2000, que tiene la maravillosa cualidad de no hablar sobre creatividad sino de ofrecer maneras para lograr aumentar la creatividad propia. Todo el libro está repleto de ejercicios para practicar y salir de atolladeros mentales, con la recomendación de no quedarse con un solo modelo de práctica, sino de ir probando diversos, para lograr estimular el pensar «out of the box».

Está dividido en dos partes:

Técnicas y juegos lineales. Son los más típicos de hemisferio izquierdo o cerebro racional.

Técnicas intuitivas. Son las consideradas de hemisferio derecho o cerebro «inconsciente». Me gustan mucho  estas ya que aunque no se manifieste claramente, no dejan de ser procesos de trance iguales a los que se realizan en inducciones de hipnosis. Y que dan resultados espectaculares!

Por poner un buen ejemplo de estrategia, os comentaré una lineal (otro día tal vez, grabe una tipo hipnosis) que utiliza el acrónimo SCAMPER:

El primer paso es aislar el problema que queremos resolver. Una vez hecho nos hacemos preguntas en base a la siguientes ideas:

S – ¿Qué se puede Sustituir?

C – ¿¿Cómo podemos Combinarlo?

A – ¿Cómo podemos adaptarlo?

M – ¿Qué podemos modificar? ¿Y magnificar?

P – Qué otros usos (put) podemos darle?

E– ¿Qué podemos eliminar? ¿Cómo podemos reducirlo?

R – ¿Cómo lo podemos reordenar? ¿E invertir?

En cada apartado hay multitud de preguntas que pueden ayudarnos a tener más ideas creativas, pero sirvan los conceptos de cada una de ellas como ejemplos. Y puedo aseguraros que funciona, pues entre los casos explicados los hay de realmente espectaculares.

Sólo puedo recomendaros, que probéis esta técnica ante un problema y observéis los resultados.

¿Te consideras una persona creativa? ¿Cuántas técnicas utiliza para estimular tu creatividad?

Mertxe Pasamontes

En PNL llamamos creencias a generalizaciones internas que hacemos sobre causas, significados y límites en relación al entorno, conductas específicas, capacidades o identidad. Lo primero que condicionan es nuestra comunicación interna, es decir, con nosotros mismo. Un ejemplo sería el autoengaño, que es lo que hacemos cuando queremos creer que algo obedece a una razón o causa «que nos conviene» y nos negamos a ver «la realidad». Las creencias condicionan también nuestra relación con los demás. Este es un aspecto muy estudiado por la psicología social que ya comenté en otro post.

Lo que es seguro en cualquier caso en el tema de las creencias, es que hay algunas que son facilitadoras o potenciadoras (es decir, nos permiten o facilitan hacer algo) y otras limitadoras (nos autoimponemos un límite en alguna cosa).

Vamos a leer las explicaciones de Thomas Gilovich un experto en el estudio de las falsas creencias:

La falsa creencia es el atajo que tomamos para ahorrarnos esfuerzo mental y la tarea de suspender el juicio y aceptar que el mundo es más caótico de lo que queremos creer.

Por ejemplo…

Es falso que existan las rachas de suerte: ni en el deporte, ni en el juego ni en la bolsa. Y lo hemos estudiado estadísticas en mano hasta el punto de que la NBA se interesó por nuestros resultados. […]. Los jugadores no aciertan más en rachas: en cada ocasión aciertan o fallan igualmente independientemente de qué hubieran hecho antes.

[…]

¿Y si me creo un genio: llegaré a serlo?

Los Beatles – demuestra Madwell-o Bill Gates no fueron sino especialistas que invirtieron miles de horas más en lo suyo que los demás.

¿Por qué los consideramos genios?

Porque es más bonito hacer creer que gozas de un don innato y mágico para la música o la informática. Nadie explica la aburrida verdad de que metió miles de horas en ensayar mientras sus amigos veían la tele.

Y es en esta intersección entre creencia y realidad, en dónde la psicología positiva o de autoayuda debería encontrar su lugar. Cuando se dice, «pueden porque creen que pueden» no debe entenderse como muchas veces se pretende en algunos libros (ejemplo, el Secreto) que el mero hecho de creer que puedo hacer algo me lleva a conseguirlo. La creencia facilitadora es sólo la primera etapa. Si no tenemos esa creencia de que podemos conseguir algo, ni tan siquiera vamos a intentarlo. O nos vamos a rendir en el primer obstáculo. Por tanto, la creencia positiva sobre nuestras capacidades, habilidades y posibilidades de conseguir algo, es condición casi imprescindible. Lo malo es que muchos de estos libros de «buen rollito» se quedan ahí. Porque es más comercial y vende más ponerlo fácil. Y ahí empiezan errores y confusiones. Porque por fuerza hay que transitar hacia la segunda etapa, que pasa por el esfuerzo,la constancia y la perseverancia. No basta con creerlo, hay que pasar a la acción. Hay que poner ese deseo en hechos y tendrás que dedicarle horas a conseguir tu objetivo. Las cosas no suceden por arte de magia. Lo malo es que esta segunda idea, no es tan comercial, no vende tan bien. Poca gente quiere escuchar que para ser un pianista de talento, tienes que pasar horas y horas practicando. Y que tal vez, nunca llegues a ser el mejor del mundo. Pero así es la vida.

Por tanto, el problema no es si la creencia inicial y la actitud positiva funcionan, porque si lo hacen. Esa parte es genial!. Y es un primer paso imprescindible. El problema es pretender que con eso es suficiente.

¿Tienes creencias potenciadoras y motivadoras? ¿Y horas de práctica?

pd. ¿Como piensas que el protagonista del vídeo ha conseguido esquiar así?

Mertxe Pasamontes

tiempo y pnlEsta es la pregunta que se plantea José Mª Acosta y que responde en su libro El tiempo, la PNL y la inteligencia emocional de Gestión 2000. Lo hace en un lenguaje ameno y muy práctico a través de 122 problemas relacionados con el tiempo y su gestión.

En los tres primeros capitulo pone las bases de la PNL y la Inteligencia emocional, insistiendo especialmente en el tema de la asertividad, básico en la gestión del tiempo (y en la vida!).

En los siguientes capítulos va abordando los 122 problemas que podemos tener en el manejo del tiempo, muchos de ellos relacionados con creencias erróneas sobre el mismo.

Me gustaría destacar dos ideas que muestra en sendas gráficas y que me parecen interesantes, ya que a pesar de su aplastante sentido común, creo que se olvidan con facilidad:

El error del perfeccionismo. Cualquier proyecto que realizamos mejora cuando ponemos más esfuerzo en él hasta un punto de inflexión en que un 10 por ciento de tiempo, no supone un 10 por ciento de mejora. Se ha llegado al punto de «lo mejor es enemigo de lo bueno». Intentar mejorar ese proyecto va a obligarte a dedicar unas cantidades ingentes de tiempo y esfuerzo que tal vez ya no te compensen.

El momento de decidir. Volvemos a encontrarnos aquí con otro «punto crucial». En una decisión importa el valor, pero de otro lado importa la utilidad. Hay un momento determinado en que una decisión tiene su máxima utilidad y luego ésta va decreciendo. Está bien esperar a decidir hasta tener la información necesaria y dar el máximo valor a nuestra decisión, pero si esperamos mucho a lo mejor «estamos perdiendo el tren».

Si os interesa el tema de organizar mejor vuestro tiempo, este libro es una buena opción.

¿Te bloquea el perfeccionismo inútil? ¿Decides en el momento preciso ?

Mertxe Pasamontes

Siguiendo la serie sobre Educación que inicié y continuando a su vez con el tema de los valores, hoy me gustaría hablar de la Educación por valores. Ya advierto que no será una entrada exenta de polémica, ya que lo que voy a exponer se sale de todo aquello que nos han enseñado y que vemos como «normal».

Priemro un pequeño cuento de la tradición zen:

En un día otoñal el  maestro del monasterio reunió a los monjes y les comunicó que al día siguiente iban a recibir la visita de un Gran Maestro qzenjarddinue estaba de peregrinación y les hacía el enorme honor de visitar su monasterio. Para honrar su presencia los monjes debían limpiar de hojas el jardín para que estuviera perfecto para la visita del Gran Maestro.

Ilusionados los discípulos con la visita, se pusieron manos a la obra y fueron recogiendo las numerosas hojas que había en el suelo, una por una y depositándolas en unos grandes sacos. Cuando acabaron su tarea estaban muy satisfechos y llamaron al Maestro para mostrarle el resultado y preguntar dónde debían tirar las hojas recogidas.

El maestro se acerco, observó el jardín con aire satisfecho pues en él no quedaba ni una sola hoja y entonces cogió los sacos y los volcó de nuevo en el jardín. Los monjes no pudieron reprimir un sonido de asombro y uno de ellos se atrevió a preguntar:

– Maestro, ¿por qué nos has hecho recoger las hojas para volverlas a tirar?

– El jardín está bien como está, con sus hojas. Pero vosotros debéis aprender que el énfasis hay que hacerlo recaer en el esfuerzo, no en el resultado. Los resultados de nuestros esfuerzos van y vienen. Pero el esfuerzo y la satisfacción por la tarea realizada, cuando se hace con placer, permanece.

Esta historia puede pareceros muy zen y por tanto alejada de nuestra cultura accidental. Por eso os invito a que leáis ahora las palabras de Ken Blanchard (del que no creo que se pueda pensar que es un autor zen) , uno de los mayores expertos en ´management´, que es entrevistado en La Contra:

Porque nuestro sistema – desde preescolar hasta la jubilación-nos está educando para que confundamos nuestra autoestima con nuestros resultados. Y forma acumuladores compulsivos obsesionados con lograr resultados cuantificables: sueldo, cargo, méritos, carrera, bienes, coches, pisos… Esos números les dan la medida de su autoestima: creen que sólo son queridos en la medida en que consiguen esas cantidades de poder y dinero.

[…]

Si amo a mi hijo, separaré claramente mi amor por él de sus resultados escolares. Mi amor es incondicional: amamos a las personas porque son únicas y son ellas y después está lo que tienen, saben o pueden hacer.

Así usted incentiva la mediocridad.

Si sólo amo al hijo en la medida en que trae buenas notas o mete goles, le haré esclavo de los resultados: siempre necesitará más dinero, más poder y más triunfos para estar satisfecho consigo mismo. Cada día saldrá a la calle en busca de su mayor dosis de resultados. Y si no los logra por las buenas, es posible que lo intente por las malas.

[…]

Si no hay nota, ¿para qué esforzarse?

Se esforzará si sabe que es un ser humano al que se le ama porque es él y con esa confianza podrá ser generoso y devolver ese amor a los demás sin exprimirlos para obtener más resultados con que conquistar su admiración, que él confunde con ese cariño que se le escapa… Esa es la diferencia entre el líder que sirve y el líder que se sirve de los demás.

Es un ejemplo más de educar por valores, de dar más importancia al SER que al Hacer. Claro que es importante lo que hagamos, pero siempre y cuando se respete lo que somos. Está claro que la obsesión por los resultados (sobre todo a corto plazo) nos ha llevado a la situación de crisis económica que vivimos ahora. Y es del todo iluso creer que las mismas actitudes y valores que nos han llevado a dónde estamos, nos van a sacar de aquí. Por tanto, aunque no podamos saber cómo de efectivos van a ser esos nuevos valores, vale la pena intentarlo. Pues peor de lo que estamos, difícilmente estaremos si hacemos de este mundo occidental un lugar más humano.

¿Cuánto apego tienes al resultado? ¿Crees que eso te favorece?

Mertxe Pasamontes