Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Frases de reflexión’ Category

huchaLeyendo la entrevista de la Contra de ayer a Santiago Niño Becerra, economista, uno no puede menos que sentirse inquieto. El señor Becerra, ya predijo en el año 2006  la crisis en la que estamos inmersos, por lo que es posible que sus predicciones actuales, nada halagüeñas ( él no ve ningún brote verde) también se cumplan. Si ésta en lo cierto nos enfrentamos a un verdadero cambio de paradigma, mucho más intenso y extenso de lo que se nos ha venido diciendo hasta ahora. Citaré algunas de sus palabras al respecto:

Sí, y ahora hemos llegado a una situación en que ese modo de funcionamiento se ha agotado, ya no podemos ir a más. La recuperación de la crisis estará basada en la productividad y en la eficiencia, lo que significa que sobra y sobrará sin remedio mano de obra.

Ese decrecimiento ¿será para todos o sólo a partir de la clase media para abajo?

Para todos. El realmente rico será el que cree valor, el que tenga una altísima productividad. Si ahora la sociedad está escindida entre ricos y pobres, a partir del 2010 lo estará entre los que generan valor y los que no.

[…]

¿Y qué pasará con el tercer mundo?

La gente que consume y no genera lo tiene francamente mal.

¿Qué nos espera tras el capitalismo?

Estamos hablando del 2070. Hasta ahora, lo esencial ha sido el individuo. Vamos hacia un sistema grupal, consciente de que el todo es mayor que la suma de las partes, colaboraciones, asociaciones.


De lo que nos habla el señor Becerra, no es de un reajuste o unos pequeños cambios, sino de un cambio total de mentalidad. Ante eso me pregunto ¿estamos preparados para ese cambio?. Un cambio de esas características tiene que afectar en todos los puntos de lo que en PNL (Bateson, Dilts) se conoce como niveles neurológicos. Empezaré por el de más abajo hasta llegar al que está más alto en la cadena ( no es mi intención profundizar sobre este tema ya que sería demasiado largo, sólo invitar a una pequeña reflexión):

–  Ambiente: va a producirse un cambio en todo los escenarios (El sistema capitalista parece que se desmorona)

Comportamientos: Habrá que adecuar las conductas a esos nuevos escenarios ( ya no vale con saber hacer algo, mucho saben hacerlo, hay que ofrecer un valor añadido)

–  Capacidades: para movernos en un nuevo paradigma necesitamos nuevos recursos personales. ( para ofrecer valor hay que tener capacidad para ello)

Creencias: Deberemos modificar alguna de nuestras creencias para adaptarnos a un nuevo tipo de sociedad ( por ejemplo, ya estamos viendo que el crecimiento ilimitado no es posible)

Valores: Se hace necesario un cambio en la escala de valores si los valores que rigen la sociedad cambian a su vez. ( el consumo, el dinero ya no van a ser el valor supremo)

Identidad: Hay que redefinir quién soy, cuáles son los atributos que realmente me definen como persona si lo que hasta ahora ponía en el nivel identidad ( ejemplo, un trabajo bien pagado,  un buen coche ya no me sirven como valores en un mundo no-consumista).

Sistema: ya no soy yo y el resto del mundo sino yo con el resto del mundo.

No querría extenderme demasiado en este tema, pero creo que aunque sea de manera general nos da una idea de lo que realmente significa un cambio esa magnitud. Coger nuestro mapa del mundo,  ese que ya nos es cómodo y permitir que se flexibilice y se ensanche en gran medida no es tarea fácil. Y ahí es cuando me surge la pregunta con la que tituló este post.

Para relajarnos un poco os dejo con un link a un video que me ha parecido una idea divertida. Tal vez el humor no nos saque de la crisis pero estoy convencida de que nos va a  hacer falta.

http://raventos.tumblr.com/post/113250433/flasmob-en-una-oficina-del-inem-miedo-a-la

¿Estás preparado para un cambio de esa magnitud? ¿crees que puedes funcionar con antiguos patrones en un mundo nuevo?

Mertxe Pasamontes

Read Full Post »

Gaia-web

Últimamente los post vienen a mí, más que yo a ellos. Esto me ha sucedido hoy al leer de un lado la entrada de mi socio Ramón Sallés sobre los Clientes Invisibles y de otro lado la entrevista de la Contra realizada a Mario Kapilolo, bosquimano, reverendo y líder de la comunidad ! xung . Ambos casos coinciden en un punto esencial: como el mapa mental o visión del mundo de cada persona determina sus actos.

Un breve extracto de las palabras de Mario Kapilolo

Ahora, además de pastor de los ! xun, es un contador de historias.

-En la vida antigua, cuando estábamos cansados nos sentábamos debajo de los árboles y contábamos historias. Y por la noche, antes de dormir, los mayores les contaban historias a los niños. Y en los tiempos de guerra sólo pensábamos en contar historias.

Pobrecitos, así espantaban el miedo.

– … Y después de la guerra recopilamos todas las historias para que no se perdieran.

¿Han conseguido preservar su cultura?

-Hablamos nuestra lengua, pero hemos perdido parte de nuestra sabiduría porque los ancianos han muerto y se han llevado historias que nunca escuchamos.

[…]

¿Qué piensa de «la vida nueva»?

-Yo estoy contento, he podido conocer dos mundos. Pero los jóvenes quieren ir muy deprisa y no prestan atención al pasado. ¿Y qué es un bosquimano si ya no es un bosquimano?


Los bosquimanos tenían una forma de vida hasta que vinieron los colonizadores y les obligaron a cambiarla. No pudieron, por suerte, acabar del todo con su cultura que como bien explica el sr. Kapilolo se basa en gran parte en la tradición oral. Lo curioso del caso, como el del vendedor de rosas del que habla Ramón, es el hecho de que nuestro mapa del mundo nos configura la realidad hasta el punto de ser incapaces de ver «más allá de nuestro mapa«.

El sr.Kapilolo ha tenido la gran capacidad de ver los dos mundos y tomar de cada uno lo que le ha interesado, pero la mayoría de la gente (él cita a los jóvenes como ejemplo) sólo son capaces de ver su propio mundo. Eso da como resultado que en gran parte de las interacciones, no estamos intentando entender al otro, sino «meterlo» en nuestro mundo como sea, aunque sea a la fuerza. Imaginaros el impacto que esto puede tener en las relaciones de pareja, de amistad, familiares o comerciales.

Y quizás, no se trate de «el tuyo o el mío» sino del «nuestro».

¿Crees que tu mapa del mundo es flexible o tratas de convencer a otros de que el tuyo es mejor? ¿Estás seguro de que no lo haces?

Mertxe Pasamontes

Read Full Post »

pasaeltimepo

Preciosa la entrevista de la Contra a Josep M. Esquirol, que se define a sí mismo como  filósofo del tiempo. Sólo esa descripción identitaria ya nos hace sentir que estamos ante alguien que se toma la vida a pequeños sorbos.

Algunas de sus frases (son todas buenísimas, pero prefiero escoger):

¿Qué propone, pues?

Otra actitud ante el tiempo. Entenderlo como oportunidad para hacer algo: acostarte, levantarte, ayudar, comer… El tiempo como invitación, como oportunidad (que viene de puerta). Estate atento para ver las puertas.

¿En eso consiste no perder el tiempo?

En hacer lo que la ocasión pida. «La regla principal de la educación, la más importante y más útil, no es ganar tiempo ¡sino perderlo!», dijo Rousseau. En las escuelas deberíamos aprender a relajarnos, a sentir el discurrir del tiempo. O sea, darlo: dar tiempo.

[…]

¿Es el bien mayor, pues?

El más precioso. Dijo Wittgenstein: «El saludo entre filósofos debería ser: ¡date tiempo!». El tiempo es condición para pensar.


Pero, ¿qué hacer cuando uno se siente dominado por la tiranía del no tengo tiempo? ¿qué hacer para que esto no te estrese? Algunas ideas para empezar:

-Haz una lista de las actividades que realizas a diario, incluso mejor si lo haces en forma de horario. Guárdala.

– Coge ahora y haz una lista de tus prioridades: ¿qué es lo que realmente te interesa?

– Rescata la primera lista y compara ambas: ¿son congruentes? ¿lo que llena tú tiempo es lo que realmente te interesa?

– Identifica los ladrones de tiempo (llamadas imprevistas, tareas que no sabes delegar, tareas repetitivas, cosas que hay que hacer dos veces por no hacerlas bien desde el principio, mala planificación, etc)

Y sobre todo, slow down. ¿Para qué prisa?

¿Crees que no tienes tiempo? ¿Piensas que podrías organizarte mejor? ¿Priorizas lo que de verdad te gusta o haces lo que debes?

Mertxe Pasamontes


Read Full Post »

buda1

Muchas veces cuando se habla de pensamiento positivo, de optimismo, hay personas que piensan en eso como una actitud inocente, como si un optimista fuera la persona que tiende a negar la realidad, que cree  que nunca pasa nada y que en el caso de que pase será algo de poca importancia. A partir de las investigaciones de la psicología positiva encabezadas por Martín Seligman se ha empezado a hablar del optimismo inteligente en contraposición a esa especie de negación ilusa de la realidad.

Se habla del optimista inteligente como alguien que es capaz de ver la realidad y reconocer si algo no funciona, pero a su vez, tiene la capacidad para valorar cómo puede hacer él para mejorarla. Es una especie de cualidad de poder ver lo que habría de cambiarse sin por ello despreciar lo que funciona correctamente.

El optimista inteligente es capaz de darse cuenta de que estamos en una situación de crisis pero eso ni le paraliza como al pesimista, ni se sienta a esperar a que la solución venga milagrosamente como lo hace el optimista ñoño. Reflexiona, toma su propia responsabilidad sobre la situación y busca acciones orientadas al cambio.

Te sugiero que leas la siguiente historia clásica de la India:

Se trataba de un hombre que llevaba muchas horas viajando a pie y estaba realmente cansado y sudoroso bajo el implacable sol de la India. Extenuado y sin poder dar un paso más, se echó a descansar bajo un frondoso árbol. El suelo estaba duro y el hombre pensó en lo agradable que sería disponer de una cama. Resulta que aquél era un árbol celestial de los que conceden los deseos de los pensamientos y los hacen realidad. Así es que al punto apareció una confortable cama.El hombre se echó sobre ella y estaba disfrutando en el mullido lecho cuando pensó en lo placentero que resultaría que una joven le diera masaje en sus fatigadas piernas. Al momento apareció una bellísima joven que comenzó a procurarle un delicioso masaje. Bien descansado, sintió hambre y pensó en qué grato sería poder degustar una sabrosa y opípara comida. En el acto aparecieron ante él los más suculentos manjares. El hombre comió hasta saciarse y se sentía muy dichoso. De repente le asaltó un pensamiento: «!Mira que si ahora un tigre me atacase!» Apareció un tigre y lo devoró.

¿Cuál es tu posición ante la vida? ¿Eres capaz de ver el lado positivo de las cosas o crees que siempre va a suceder lo peor?

Mertxe Pasamontes

Read Full Post »

dibujoHacía un tiempo que tenía intención de abrir una nueva sección en el blog que tratara de libros que por algún motivo encuentro interesante compartir. En un principio serían libros no literarios, es decir, libros de crecimiento personal, de empresa, de autoayuda (aunque este nombre esté un poco demasiado usado), etc. Llegó a mis manos, casi por casualidad, el libro de Sonrisas de Bombay de Jaume Sanllorente y  su lectura que he terminado en sólo dos días me ha animado a empezar esta sección.

Supongo que la mayoría de vosotros ya sabréis que Sonrisas de Bombay es una organización sin ánimo de lucro creada por Jaume Sanllorente que se dedica a ayudar a niños y familias pobres de la ciudad de Bombay. Existe desde el año 2004 y en este breve periodo de tiempo ha logrado hacer crecer un gran proyecto partiendo de  unos recursos mínimos. Pero de lo que quiero hablar ahora es del libro, aunque sean dos temas estrechamente relacionados.

El libro narra la experiencia de Jaume  desde el primer viaje que realiza a la India en el que podríamos decir que es un turista más hasta el segundo viaje que le lleva a decidir cambiar su vida. Es un libro de los que suele clasificarse en la categoría de testimonio personal ya que narra la experiencia vital de alguien. Pero la verdad es que este libro no es sólo eso, es un verdadero viaje de descubrimiento hacia el interior de uno mismo, hacia tus propios valores, un verdadero reto a plantearte cuál es tu misión en esta vida.

Jaume es un buen narrador, huye de los tópicos y de la sensiblería fácil, habla en todo momento desde el corazón. No obstante no es un libro fácil ya que te obliga a abrir los ojos a otra realidad, una realidad que existe en el mismo mundo en que nosotros vivimos aunque sea alejada geográficamente. Tiene además la habilidad de acercarte a ello suavemente, de empujar a que poco a poco vayas descubriendo esa realidad que tantas veces nos es más cómodo no ver. Tras la lectura del libro es difícil pensar que aún en nuestras peores circunstancias nosotros somos víctimas de algo, podemos sentirnos así en algún momento, pero las verdaderas víctimas son otras. A veces conviene dejar de mirarse el propio ombligo y ser capaces de levantar la vista y mirar hacia fuera.

No es un libro que pretenda obligar a la gente a hacer nada, ni tenemos por qué tomar una decisión tan radical como la que tomó Jaume de cambiar toda su vida. Pero sí que creo que te obliga a plantearte que puedes hacer tu por los demás, de qué manera piensas contribuir a hacer de este un mundo mejor.  Hay miles de maneras de hacerlo, sólo hay que escoger una. A partir de ahí tú decides.

Os dejo finalmente con las palabras de Krishnamurti:

¿Tendría la mínima importancia que yo cambie?[…] Esta pregunta  es incorrecta, pues tú eres el resto de la humanidad.

¿Crees que lo que tú haces no tiene influencia en los demás? ¿Te  atreves a mirar fuera de tu propio mundo o prefieres cerrar los ojos y no ver?

Mertxe Pasamontes

Read Full Post »

playa_vyk_2

En estos días que debido a la crisis se está hablando mucho del cambio de paradigma, del hecho de que lo que no funciona es el modelo actual de sociedad del capitalismo, la entrevista de La Contra a Pamela Hartigan, directora del centro de emprendedores sociales de la Universidad de Oxford es como un soplo de esperanza, una luz al final del túnel.

Pamela Hartingan nos habla de su vida y de cómo el éxito profesional (entendido como tener un puesto de prestigio y ganar mucho dinero) no le satisfacía. En esa búsqueda descubrió el tema de los emprendedores sociales. Ella lo describe así:

El emprendedor social es una mezcla de Richard Branson y madre Teresa, alguien que utiliza todos los mecanismos del mercado para mejorar la sociedad y utiliza el capital para ponerlo al servicio de la empresa y la empresa al servicio de todos, y no al revés.

Que como ella muy bien explica es el contrario de lo que hacen muchas empresas, cuando hacen «responsabilidad social corporativa». En sus propias palabras:

¿Qué es un emprendedor social?

No es la responsabilidad social corporativa.

Estaba de moda cuando había liquidez.

Es un mero lavado de cara humanitario para maquillar beneficios conseguidos con medios mucho menos humanitarios.

Quizás es una crítica algo dura pues debe haber empresas que realmente lo hagan de buena fe. Pero no creo que sean todas.

Lo que es importante de la entrevista son los modelos de emprendedores sociales que describe y el hecho de que haya una nueva manera de entender el éxito, no tanto como prestigio y dinero, sino como la cantidad de beneficio que tú trabajo aporta  a los demás. Es obvio que no todo el mundo puede ni quiere dedicarse a proyectos de ese tipo, pero sólo con que una parte lo hagan y otros entendamos que hay valores más allá del dinero y el prestigio, ese otro mundo del que tanto se habla será posible. Llamarme idealista si queréis, pero creo que todo cambio empieza con pequeños pasos y este puede ser uno.

Os dejo para terminar con una frase del gran maestro Khalil Gibran de su libro El profeta:

Dáis muy poco cuando dáis de lo que poseéis. Cuando dáis algo de vosotros mismos es cuando verdaderamente dáis.

Hay quienes dan poco de lo mucho que tienen y lo dan buscando el agradecimiento y su oculto deseo estropea sus regalos. Y hay quienes poseen poco y lo dan todo. Son éstos los que creen en la magnificencia de la vida y su cofre nunca está vacío.

Permitirme que por una vez le dedique esta entrada a alguien, a Vicente Ferrer que acaba de ser elegido Català del’Any y que estoy segura de que subscribiría las palabras del maestro Gibran una por una. Sea este mi pequeño homenaje a una gran labor.
Y como pregunté en el título: ¿Crees que otro mundo es posible?¿Haces tú algo para que así sea?

Mertxe Pasamontes

Read Full Post »

El tema de la creatividad es siempre apasionante. Definiremos la creatividad como lo hace Sir ken Robinson: capacidad de tener ideas originales que creen valor. A casi todos nos gusta pensar que somos personas creativas. Pero eso es más difícil de lo que parece. El domingo día 8 aparece en el suplemento negocios de El País una interesante entrevista a Edward de Bono, experto en pensamiento creativo. Intentaré resumir algunas de sus ideas, que aunque conocidas, conviene recordar:

– Nuestro cerebro es experto en construir patrones de pensamiento rutinarios. Pero no lo es en cambiarlos. Podéis leer más en la categoría Fitness Mental.

– Esa estructura cerebral es uno de los motivos de que nos cueste tanto gestionar una crisis: nos obliga a pensar fuera del marco, fuera de la zona de comodidad.

– Nos cuesta cambiar debido a nuestro sistema de creencias que hemos ido construyendo de manera consciente e inconsciente desde niños. Percibimos la realidad parcialmente, filtrada por ese sistema de creencias.

– Sólo cuando somos capaces de cambiar creencias, de pensar de nuevas formas, de romper viejos hábitos, somos capaces de cambiar actitudes, comportamientos y maneras de relacionarnos.

De todo esto hemos hablado ya que es también uno de los principios de la PNL y el Coaching: salir fuera de la zona de comodidad para experimentar y ampliar el mapa. Un mapa con más opciones es más flexible y dispone de mayores herramientas para afrontar cualquier situación.

Os dejo con un vídeo que aunque algo largo, me parece impresionante. Sir ken Robinson habla como nadie de cómo el sistema educativo, nos coarta la creatividad y sobre la necesidad de tener otros «sistema de enseñanza» para los tiempos que vienen.

¿Te consideras creativo? ¿O más bien te aferras tu zona de comodidad? ¿Crees que más vale malo conocido….?

Mertxe Pasamontes

Read Full Post »

adn_4Si hace cinco días hablábamos de Dan Winter que afirma que podemos influir con nuestras emociones en lo genético (aunque no quede claro que estudios ha realizado este señor para afirmar esto), hoy nos encontramos en La Contra con la versión dura de la genética. Atentos al título: «Un 18 por ciento somos proclives a ser drogadictos» y esto lo afirma Barry Everitt, neurocientífico conductista e  investigador en la Universidad de Cambridge tras numerosos estudios (unos con modelos de comportamiento en ratas y otros con seres humanos) que apuntarían al hecho siguiente (cito literal):

Hemos demostrado así que tenemos características genéticas que nos convierten en más o menos proclives a la adicción.

¿Podríamos descubrirlas con un test?

No es tan sencillo como detectar el Huntington u otras enfermedades que dependen sólo de un gen. En la proclividad a las conductas adictivas estarían involucrados al menos un centenar de genes, de forma que no es nada fácil determinarlos ni saber cómo determinan la conducta del individuo.

Y luego concluye:

Hay terapias…

Podríamos intervenir, desde luego, con terapias para aprender a controlar esas tendencias innatas, pero es caro y complejo. Parece más acertado investigar en conseguir fármacos que reduzcan la impulsividad de los individuos más propensos.

En fin, aparte de acabar de enviar a un buen número de profesionales al paro (que se dedican a esa «cara» tarea de ayudar  a los adictos a superar su dependencia) como científico sigue ahondando en la brecha genética o medio ambiente.  Y esa fractura provoca no pocos problemas a las personas que trabajan en campos relacionados con la ayuda a los demás. Y a los propios interesados, que en lugar de poder ser tratados de una manera holística  o multidisciplinar (por fortuna, no siempre es así), se ven obligados muchas veces a escoger entre «la pastilla» o «el tratamiento» o entre «lo convencional» y «las terapias alternativas».

Y no culpo de eso sólo a los científicos, también lo hago a los que estando en la otra perspectiva no hacen nada por demostrar la validez de su método. Se que hay estudios que nunca obtendrán la financiación que se obtiene al investigar por ejemplo un medicamento, pero se puede hacer otro tipo de estudios (de caso único, de seguimiento, etc) que son válidos científicamente y que ayudarían a distinguir las cosas que sirven de las poco o nada efectivas.

Porqué le guste a algunos o no, siguen dándose curaciones y mejoras importantes que salen de los «parámetros» de lo científicamente comprobable». Y existe un margen, apoyado por la ciencia, de posibilidad de manifestar un gen o no. Es decir, yo puedo tener el gen de «la adicción» pero según como sea mi ambiente, mi educación y mis experiencias puedo manifestarlo y convertirme en adicta o que esto no suceda nunca.

Por tanto, la genética da una base, pero soy yo quién finalmente de uno u otro modo, contribuyo a que eso sea determinante o no.Y mientras eso sea así y no se demuestre lo contrario, muchas terapias «alternativas» seguirán siendo válidas.

¿Crees que la genética lo determina todo «y que nada puede hacerse»? ¿O prefieres asumir la responsabilidad de construir tu propia vida?

Mertxe Pasamontes


Read Full Post »

camino

Genial la entrevista de la Contra a Clément Rosset, filósofo que nos enseña que se puede vivir la alegría simplemente por el hecho de ser, de existir, a pesar de las decepciones que la vida pueda ocasionar. Citaré en primer lugar algunos fragmentos que me parecen reveladores:

Con Nietzsche aprendí la aprobación incondicional de la vida. ¡Qué regocijo, conocer la tragedia de que no hay más mundo que este mundo sin historia! Y me repito con gozo aquel epitafio de Martinus von Biberach…[…] Cioran me aseguró que fue un autor de epitafios… Nada se sabe de él con certeza. ¿Y eso importa? Le cito: «Vengo de no sé dónde. Soy no sé quién. Muero no sé cuándo. Voy a no sé dónde… Me asombro de estar tan alegre«. La alegría nace del ser, de lo que es, de lo real, y es activa. La tristeza nace del deseo, de lo que no es, de lo irreal, y es pasiva.

Aclare.

La visión trágica de lo real es lucidez: es la visión que constata que nuestra vida resiste ¡pese a las infinitas razones para hallarla ridícula, miserable o absurda! He ahí la alegría. Vivir es, en sí mismo, alegría.

Dijo nuestro Llull: «Puesto que existimos, ¡alegrémonos!». ¿Es eso?

El deseo es penoso y su realización, aún más penosa. Es ilusión. La desilusión, en cambio, engendra serenidad. Saber esto posibilita la sabiduría de la alegría: ¡alegrémonos, ya sabemos que lo peor es inevitable!

Ya le llaman «filósofo de la alegría».

Denomino «fuerza mayor» a esta alegría sin miedo ni esperanza, sin objeto ni motivo, que aprueba la existencia en su integridad ¡por trágica que sea! Esta alegría es su propia causa y su fin, ¡es la fuerza mayor!

Me parece que Rosset hace un verdadero canto a la vida, a la felicidad en sí misma, por el hecho de encontrarnos vivos, sin que tenga que mediar ninguna razón para ello. No deja de ser una visión de la que ya hemos hablado en otras entradas, un tipo de pensamiento que converge con el pensamiento oriental y con el zen: el hecho de disfrutar la existencia en su propio devenir, cada momento, cada instante, cada suspiro…. Es ese estado en que disfrutamos del camino tanto como de la llegada. Tal vez no haya que llegar a ninguna parte si el camino que escogemos tiene corazón y es tu pasión. Cada momento se convierte entonces en gozo y disfrute, no hay nada que esperar para ser feliz, ya que la felicidad está a cada instante.

Sé que muchos pensarán que sólo unos pocos afortunados pueden escoger ese camino, pero mi pregunta es qué te impide a ti estar entre esos escogidos, que hacen de su vida un viaje placentero y disfrutan de cada instante. Y por favor, no me respondas que es el dinero…..

¿Te consideras una persona feliz? Si no lo eres, ¿qué te lo impide? Revisa la respuesta anterior, ¿está seguro de que es eso lo que te lo impide?

Mertxe Pasamontes


Read Full Post »

playaviyantigua1

Desde que el otro día leí la entrevista de La contra a Vitali Shentalinski, poeta, escritor e historiador ruso algo de sus palabras resonaba en mi interior. Y no era por la atrocidad de lo hechos relatados, sino por la manera de encarar la vida y el destino del que nos hablaba en la entrevista. Copio algunos fragmentos que me llamaron la atención:

¿Qué ha sido lo importante?

Corresponder con el destino divino que Dios tiene diseñado para ti. Es algo intuitivo, no tiene nada que ver con el razonamiento. Cuando estás frente a una elección, oyes aquella voz que te dice que aquello no es para ti; incluso si visiblemente ganas tomando ese camino, perderás más si no es el que te corresponde. Hay que aceptar los retos del destino, porque es sabio aunque nos parezca arbitrario. Yo ahora sé que nada en mi vida fue casual; cuando he confiado en el destino he ganado; no se puede ser más listo que el destino, pero eso se sabe después y no en el acto.

¿Cómo es su Dios?

No tiene rostro, pero cuando veo la belleza reconozco su trabajo: cuando una persona hace bien pese a que le salga más a cuenta el mal. Dios está disuelto en nuestras acciones y en los pensamientos que las preceden.

Y esa resonancia que dejó en mi interior la entrevista me llevó  ayer a encontrar (casualidad o sincronía?) en la relectura que estoy haciendo de Las enseñanzas de Don juan de Carlos Castaneda, una idea similar sobre el destino pero expresada con otras palabras. Las transcribo ya que creo que no se puede expresar mejor:

Cualquier cosa es un camino entre cantidades de caminos. Por eso siempre debes tener presente que un camino es sólo un camino; si sientes que no debes seguirlo, no debes seguir en él bajo ninguna condición. Para tener esa claridad debes tener una vida disciplinada. Sólo entonces sabrás que un camino es nada más que un camino y no hay afrenta, ni para ti ni para otros, en dejarlo si es eso lo que tu corazón te dice. […]Mira cada camino de cerca y con intención. Pruébalo tantas veces como consideres necesario. Luego hazte a ti mismo, y a ti solo, una pregunta. […]Te diré cuál es: ¿tiene corazón ese camino?. Todos los caminos son lo mismo: no lleva a ninguna parte. Son caminos que van por el matorral. […]¿Tiene corazón ese camino? Si tiene, el camino es bueno; si no, de nada sirve. Ningún camino lleva a ninguna parte pero uno tiene corazón y el otro no. Uno hace gozoso el viaje mientras lo sigas, eres uno con él. El otro te hará maldecir tu vida. Uno te hará fuerte, el otro te debilita.

El poeta Shentalinski ha seguido a su corazón y por ese siente que su vida tiene sentido. Otros no lo hacen y se pierden.

¿Sigues tu el camino que te marca tu corazón?¿O tal vez pretendes ir por donde tu razón te indica?  ¿O te limitas a dar tumbos de aquí para allá?

Mertxe Pasamontes

Read Full Post »

« Newer Posts - Older Posts »